Posteado por: lay11 | 8 abril, 2013

Homilías Semana del 1 -5 de Abril 2013

5 de Abril del 2013

Celebrante: Monseñor Robert Johnson, Diócesis de Worcester, USA
Rector, Catedral de San Pablo

Primera Lectura: Hechos 4,1-12
“Ningún otro puede salvar”

Salmo Responsorial: 117
“La piedra que desecharon los arquitectos es ahora la piedra angular.”

Evangelio: Juan 21,1-14
“Jesús se acerca, toma el pan y se lo da, y lo mismo el pescado”

Homilía:

Yo creo que sabemos que gran poder la Palabra tiene debido a que día tras días, semana tras semana, año tras año, nosotros  nos reunimos como Cristianos y decimos la Historia. Ciclo, tras ciclo, época tras época en la Persona de Cristo, una vez mas se nos revela que nosotros encontraremos de una manera poderosa a través de estas Palabras salvadoras, al que nos lleva a la Salvación.  Hemos escuchado de las Escrituras, creo tal vez en mi mente que hay una Esperanza de que las tensiones que existieron que llevaron a la crucifixión y el Calvario, de alguna manera disminuyen o disipan o dan paso a nueva Esperanza, nuevo gozo en todo el mundo después de la resurrección. Pero sabemos que eso no va a ser así. Esa tensión es subrayada y exaltada para nosotros en los Hechos de los Apóstoles. Los discípulos desanimados, se reunieron eventualmente.  La falta de esperanza dio paso a proclamar el nombre de Jesus. El nombre de Jesus que es grande en poder pero también se encuentra con igual oposición, porque aquellos que están en el poder, ven ese nombre, ven a esa Persona como una amenaza a su poder. El desaliento puede ser debilitador y contagioso. Las personas desanimadas no pueden ni siquiera imaginar las cosas puedes en realidad ser diferentes. Que DIOS puede cambiar las cosas. En las mazmorras de la depresión es difícil creer que cosas pueden traer nuevas Esperanzas y gozo. Uno puede imaginar que esos discípulos siguiendo la crucifixión de Jesus parecen haberse convertido en temerosos, porque el Evangelio representa a Pedro y a los otros discípulos justo en el medio de su trabajo. Justo en el trabajo penoso ordinario del día tras día. Es justo en el medio de eso. Es justo en el medio de la tensión política y religiosa que Jesus viene hacia adelante. No sé si has podido seguir la maravillosa serie de la Biblia en el canal de “History Channel”.  Hay un episodio de Jesús luego de ser resucitado viene en medio de los discípulos y de una manera muy dramática se acerca a Tomás y le dice “Tomas, no persistas en tu incredulidad pero cree” y cuando lo hace, el sol a sus espaldas toca los agujeros en Sus Manos, como para subrayar y destacar el hecho de que este Jesus fue de hecho crucificado. De que este Jesus de hecho sufrió la muerte. Que el desaliento, la depresión era real y fue justificado en sus miedos. Pero en el medio de esto viene el Jesus resucitado ofreciéndoles nuevas Esperanzas y un nuevo gozo para personas que razonablemente han perdido sus Esperanzas, que han perdido sus gozos. El no solo se presenta a si mismo, sino que presenta de una manera abrumadora y poderosa. Como dice en el Evangelio de hoy. El viene en el medio de estos pescadores. Ellos no los reconocen al principio y El les pregunta si tienen algo que comer y ellos contestan que no, así que les instruye a tirar las redes y tratar una vez mas. Ellos pensaban que esto no iba a pasar ya que llevaban tiempo intentando pero accedieron. Ellos reconocen que es el Señor y en hacerlo y bajando esas redes, no solo cogieron un gran número de peces pero de una manera abundante que sus redes estaban a punto de romperse. Su confianza, su Fe. El desaliento y la depresión dieron paso a un nuevo gozo y a una nueva vida. Esto es un patrón para todos nosotros, mientras vemos a este mundo de nosotros.  La tendencia es mirar y decir, “esto es todo lo que hay” y a mirar en las tensiones políticas, religiosas, culturales. ¿Qué es lo que vamos a hacer? ¿Cuando vamos a virar? ¿Cómo lo vamos a llevar a cabo? Pero para la persona de Fe, la persona como Tomás que tiene un encuentro con el Jesus resucitado, el ver los agujeros en Sus Manos y saber que esto no es algo de tu imaginación y que El fue verdaderamente resucitado de entre los muertos, por el poder de DIOS, en un patrón que es ofrecido a ti y a mi. en la Fe. El poder de DIOS, realmente, tangiblemente viviendo y existiendo en nuestras vidas, tomando cualquier desaliento o depresión o cualquier tipo de falta de Esperanza que tengamos y transformándola y cambiándola de otra manera para que pueda convertirse en nueva vida, nuevo amor, nuevo compromiso, nuevo gozo y como esos discípulos, ellos no solo se sentaron allí para hacer una fiesta, ellos salieron hacia afuera y le hablaron de esto a otros y reunieron a otros y ayudaron a otros conocer la experiencia y a vivir el mismo gozo y la nueva Esperanza que ellos recibieron. Esta semana de la resurrección, esta Solemnidad de Pascua, en donde la Iglesia nos invita a participar en una semana completa, es nuestra oportunidad para entrar al gozo de esos discípulos nuevamente. Quitar cualquier temor, cualquier obscuridad, debilidad y dolor y dejarlo atrás y permitir a nuestro Señor Jesus, resucitado de los muertos para proveernos nuevas Esperanza, nueva Vida, nuevo gozo, porque a donde El se fue, nosotros esperamos y sabemos por la virtud de nuestra Fe que también nosotros le seguiremos a El. Mientras lo encontramos de una manera real, en esta Mesa Eucarística, en el rompimiento del pan nuevamente, ese ofrecimiento se hace nuevo, ese ofrecimiento se hacer posible, ese gozo se hace real. Que lo podamos tomar, que lo podamos llevar al mundo, compartirlo con otros y que podamos convertirnos como esos primeros discípulos, seguir en nuestro gozo y proclamar Jesus resucitó de entre los muertos.

4 de Abril del 2013
Celebrante: Monseñor F. Stephen Pedone, Diócesis de Worcester, USA
Vicario Judicial, Diócesis de Worcerster
 
Primera Lectura: Hechos 4,1-12
“Ningún otro puede salvar”

Salmo Responsorial: 117
“La piedra que desecharon los arquitectos es ahora la piedra angular.”

Dad gracias al Señor porque es bueno, / porque es eterna su misericordia. / Diga la casa de Israel: / eterna es su misericordia. / Digan los fieles del Señor: / eterna es su misericordia. R.
La piedra que desecharon los arquitectos / es ahora la piedra angular. / Es el Señor quien lo ha hecho, / ha sido un milagro patente. / Éste es el día en que actuó el Señor: / sea nuestra alegría y nuestro gozo. R.
Señor, danos la salvación; / Señor, danos prosperidad. / Bendito el que viene en nombre del Señor, / os bendecimos desde la casa del Señor; / el Señor es Dios, él nos ilumina. R.

Evangelio: Juan 21,1-14
“Jesús se acerca, toma el pan y se lo da, y lo mismo el pescado”

Homilía:

El dramaturgo Eugene O’neill escribió una obra interesante titulada “Lázaro se fue”. En la obra Jesus encarga a Lázaro para que proclamara las Buenas Noticias a los aldeanos. El mensaje es este: No hay muerte, solo hay vida. Solo después hay DIOS eterno. Lázaro trató de persuadirlos, de que ellos no tenían ninguna razón de estar temerosos o ansioso. Pero su negativa a creer gradualmente se desgasta. El los acusó de olvidar el DIOS dentro de ellos. Lázaro sabe que si se acuerdan de la presencia de DIOS, entonces tendrían que vivir generosamente con amor y con risas. El se queja: “Esto es una victoria demasiado terrible. Es mas fácil olvidar vivir  negando la vida.” El Evangelio en esta mañana. Los discípulos de Anás están ocupados diciendo de Jesus una historia en contra, cuando de momento Jesus llega sin anunciarse y dice:  “La Paz esté con ustedes”. Sus seguidores que hasta ahora debieron conocer mejor pensaron en la posibilidad de que El pudiera ser un fantasma. Una vez mas estaban gozosos por su presencia. Jesus apelaba a sus sentidos del cuerpo. Sabiendo que no podían negar con sus manos y agarre les invita a que lo toquen y luego pregunta, ¿Tienen algo de comer? Los Apóstoles deben estar totalmente confiados en su victoria sobre la muerte y de la suya. El mundo diariamente nos tienta seguir en conjunto con las fuerzas de guerra, muerte, pobreza, aborto, eutanasia, suicidio asistido, codicia, adicción y luego decir “No hay nada que podamos hacer”. Pero nosotros que consumimos el cuerpo de Cristo debemos de ser Testigos de todos aquellos que que se ven privados de la fe, de la esperanza o que se le niegue de la convicción que sepan que son amados por DIOS incondicionalmente. Que puedan ver en nosotros, la generosidad, el amor, la risa que habitan en todos los que aman que afirmando en conjunto con O’neil y Lázaro: “No hay muerte ninguna, solo existe la vida”.

3 de Abril del 2013

Celebrante: Monseñor Thomas Sullivan, Diócesis de Worcester, USA
Canciller, Diócesis de Worcester

Primera Lectura: Hechos 3,11-26
“Matasteis al autor de la vida; pero Dios lo resucitó de entre los muertos”

Salmo Responsorial: 8
“Señor, dueño nuestro, ¡qué admirable es tu nombre en toda la tierra!”

¡Señor, dueño nuestro, / ¿qué es el hombre, para que te acuerdes de él, / el ser humano, para darle poder? R.
Lo hiciste poco inferior a los ángeles, / lo coronaste de gloria y dignidad, / le diste el mando sobre las obras de tus manos, / todo lo sometiste bajo sus pies. R.
Rebaños de ovejas y toros, / y hasta las bestias del campo, / las aves del cielo, los peces del mar, / que trazan sendas por el mar. R.

Evangelio: Lucas 24,35-48
“Así estaba escrito: el Mesías padecerá y resucitará de entre los muertos al tercer día”

Homilía:

Felices Pascuas a todo el mundo! Feliz de verlos en esta mañana. Todos los días de esta semana es Pascuas. Eso es bien importante recordarlo. Celebramos esta octava de Pascua y cada día es como un día de Pascua, es por eso que celebramos El Gloria al principio de cada Misa de esta semana hasta el domingo, por el gozo de la resurrección. Es tan maravilloso y excepcional que necesitamos celebrarlo cada día y la Iglesia nos provee para nuestra lectura y para nuestro entendimiento, algunos de los relatos de la resurrección  de los diferentes Evangelios en cada uno de estos días. Vamos a oír los encuentros con Jesus a través de toda la semana. En el día de hoy tal vez sea el día mas atractivo. Para algunos tal vez este sea el relato favorito de la resurrección del Señor.  Estos dos discípulos atribulados haciendo su camino a casa, pensando que el sueño ya se había acabado, pensando en todas sus esperanzas que tenían en Jesús y ahora de alguna manera suprimida y creo que es la Lectura preferida debido a que todos podemos relacionarnos a esta historia tan bien. Todos tenemos nuestros momentos de decepción, todos tenemos esos sueños que guardamos tan cerca de nuestro corazón y experimentamos la extinción del fuego de la esperanza en nuestros corazones en algún punto de nuestras vidas. Recuerdo el haber celebrado una Misa en la Catedral de San Patricio, sobre 30 años atrás para la Asociación Nacional de Educación Católica. Yo era uno de los muchos co-celebrantes y el gran escritor, el Padre Henry Nouwen era el Predicador de la Misa  que tuvimos durante la mañana en ese día en la Catedral de San Patricio. Así que este era el Evangelio que él proclamó y por el cual predicó y el comenzó diciendo “Quien de nosotros no ha estado aquí”.  Quien de nosotros no ha experimentado alguna decepción en su vida.  Luego el encuentro y todo giró alrededor. Una vez San Lucas construyó este Evangelio en particular, el lo hizo de tal forma para transmitirnos tan notablemente la importancia de la Eucaristía, la importancia de la Misa. Es por esto que las dos cosas principales las cuales se enfocan aquí en este Evangelio es que Jesus toma todo ese tiempo para elaborarles y enseñarles acerca de Moises y los Profetas. Jesus habla de todas las Profecías pasadas que llevaron al entendimiento del Mesías y que tenía que sufrir y morir y luego sus corazones se estaban quemando cuando oyeron esa Palabra de DIOS. No le reconocieron hasta que El estaba con ellos en esa viviendo en que estaban reunidos y rompió el pan y cuando rompió el pan, entonces lo reconocieron. San Lucas nos está diciendo a nosotros, como la Iglesia nos está diciendo a nosotros. Es en la Eucaristía que principalmente descubrimos a Jesus en nuestras vidas. El resucitó. No solo lo contemplamos, no solo interactuamos con El, nosotros experimentamos el Señor resucitado en el rompimiento de la Palabra y en el romper el Pan. Así que desde los primeros comienzos de la Iglesia, la Eucaristía ha sido el corazón y el centro de nuestra fe. Si podemos transmitir este mensaje maravilloso con todas aquellas personas que no comparten la Eucaristía con nosotros, no pudiéramos lidiar  con las personas que llegan a nuestras Iglesias. Así que vamos a orar los unos por los otros en este miércoles de Pascua para que podamos transmitir con alegría y gozo la importancia de la Misa y poder oír aún mas profundo la Palabra y compartir en la Eucaristía. Así que es importante para nosotros que lleguemos a conocer día tras día en toda su Gloria de resurrección.

2 de Abril del 2013

Celebrante: Padre James Carmody, Diócesis de Worcester, USA
St. Peter, Northbridge

Primera Lectura: Hechos 2,36-41
“Convertíos y bautizaos todos en nombre de Jesucristo”

Salmo Responsorial: 32
“La misericordia del Señor llena la tierra.”

La palabra del Señor es sincera, / y todas sus acciones son leales; / él ama la justicia y el derecho, / y su misericordia llena la tierra. R.
Los ojos del Señor están puestos en sus fieles, / en los que esperan en su misericordia, / para librar sus vidas de la muerte / y reanimarlos en tiempo de hambre. R.
Nosotros aguardamos al Señor: / él es nuestro auxilio y escudo. / Que tu misericordia, Señor, venga sobre nosotros, / como lo esperamos de ti. R.

Evangelio: Juan 20,11-18
“He visto al Señor”

Homilía:

Hoy celebramos este segundo día luego de la Pascua. Esta es una época de Octava, para celebrar el evento mas grande en la Iglesia. El evento mas importante para cada uno de nosotros. Algunas veces podemos errar en decir que la Navidad es el evento mas importante para nosotros y esto es secundario para la Pascua. La Pascua es el evento mas importante porque Jesús resucitó de entre los muertos y abrió las puertas del Cielo para nosotros. Piensen en esto. Lo llamamos Pascua. Pero creo que esto es una manera de distraernos para que no pensemos en lo que pasó ese día. Jesús dejó la tumba. El resucitó. El está vivo. María lo vio. Piensen en esto. En vez de Pascua, debió haberse llamado La Resurrección del Señor. Porque cambió a toda la historia. En donde la muerte es solo un cambio de dirección. La muerte será removida cuando ya no estemos viviendo aquí, pero estaremos vivos donde quiera que iremos. Presumiblemente, con Jesus en el Reino de los Cielos. También hay otro sitio que pudiéramos ir también y depende como oímos al Señor y llevamos a cabo su forma de vida. Pero Jesús resucitó de entre los muertes!, piensen en esto. El resucitó de entre los muertos! El dejó la tumba. María lo vio y se agarró de sus pies y el le dijo deja de estar agarrándome María. Piensen en esto. El resucitó de los muertos! El resucitó y por esto nosotros no morimos, solo cambiamos en donde vivimos. Tal como él. Cuando pensamos en esta semana de celebración de la Pascua, debería de ser una celebración de toda la vida, porque nuestra vida aquí es solo temporera. Pero nuestras vidas van a seguir para siempre. Tal como Jesús. Porque el resucitó de entre los muertos. Piensen en esto. Solo repítanlo una y otra vez en sus mentes. Este también es un tiempo en donde nos cansamos y tratamos de recordar y cuando llegamos a casa nos acordamos algo que debimos hacer u otra cosa que debimos llevar a cabo y podemos perder la intención de lo que se está sucediendo. Piensen en estas personas como María, que siguió a Jesús y ahora, lo pusieron en una tumba y ahora está vivo. Piensen en estas personas cuyas mentes se desconcertaron con esto, no podían ver el cuadro completo. Piensen que especial es tos, Jesús camina fuera de la tumba y María lo ve y no lo reconoce. Nadie lo reconocía luego de que el resucitó de entre los muertos. Solo lo reconocieron por las cosas que El dijo y las cosas que El hizo. Cuando el llama a María y le dice María, ella entonces lo reconoció inmediatamente. El nos conoce a cada uno de nosotros por nombre y nos llama por nombre todo el tiempo y nos llama a estar vivos y reconocerlos en todo tipo de formas.  Nuestro Santo Papa Francisco, nos recuerda una y otra vez, que no te engañen con la palabra de Pascua, que no nos engañen para no decir que Jesús resucitó de entre los muertos, que Jesús resucitó de entre los muertos. Recuerden que Jesús nos indicó en el Jueves Santo a amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos. Es por esto que fue a la cárcel de Jóvenes y tenía a 12 jóvenes allí y lavó sus pies y besó sus pies. El estaba imitando a Jesús. El estaba imitando a Jesús. Eso es exactamente lo que tenemos que hacer. Tenemos que imitar a Jesús. No es algo allá en el cielo. No es quien tiene más, o quien vive mejor, o quien tiene el mejor trabajo o quien tiene mas dinero en el banco. Es acerca de amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos. Piensen en esto, Es por esto que el Papa Francisco fue allí. Me quedé sorprendido, porque es fácil distraerse. Allí habían 12 jóvenes los cuales el Papa Francisco le lava los pies y sorprendentemente habían dos muchachas jóvenes presentes allí también y le lava los pies y todas las personas ocupadas con la liturgia y todo eso, pero el Papa acababa de lavar los pies a los 12 jóvenes, tal como Jesús. Podemos distraernos con tantas cosas, pero como distraernos del hecho de que Jesús resucitó de entre los muertos.

1 de Abril del 2013

Celebrante: Padre James Mazone, Diócesis de Worcester, USA
Director de Vocaciones, Diócesis de Worcester

Primera Lectura: Hechos de los Apóstoles 2:14, 22-33

Salmo Responsorial: 15
“Protégeme, Dios mío, que me refugio en ti.”

Protégeme, Dios mío, que me refugio en ti; / yo digo al Señor: “Tú eres mi bien.” / El Señor es el lote de mi heredad y mi copa; / mi suerte está en tu mano. R.
Bendeciré al Señor, que me aconseja, / hasta de noche me instruye internamente. / Tengo siempre presente al Señor, / con él a mi derecha no vacilaré. R.
Por eso se me alegra el corazón, / se gozan mis entrañas, / y mi carne descansa serena. / Porque no me entregarás a la muerte, / ni dejarás a tu fiel conocer la corrupción. R.
Me enseñarás el sendero de la vida, / me saciarás de gozo en tu presencia, / de alegría perpetua a tu derecha. R.

Evangelio: Mateo 28,8-15
“Comunicad a mis hermanos que vayan a Galilea; allí me verán”

Homilía:

Muchas Felicidades de Pascuas a todos. Es un buen momento en nuestra Iglesia para tener esta hermosa estación, de Cuaresma y luego Semana Santa y ahora Domingo de Pascua y Lunes de Pascua. Noticias todos los días de lo que está haciendo el Papa. Tantas cosas excitantes y nuevas que están pasando en la Iglesia. Jesus dice en el Evangelio, no tengan miedo y es un buen mensaje para todos nosotros para renovar quienes somos, que hacemos, de que se trata todos nosotros. Cristianos y Católicos, no tengan miedo. Recibí un correo electrónico con una imagen y una oración para orar la cual he estado viendo todos los día y orando y alguien envió un correo electrónico con la imagen de los tres últimos Papas, el Venerable Papa Juan Pablo II, el Obispo Emérito Benedicto XVI y el Papa Francisco.  Los tres con la misma pose. Con las vestimentas Papales y cada uno al lado del otro. Es bastante sorprendente, ver a estos increíbles tres Hombres lado a lado. Encima del Venerable Juan Pablo II tenía una palabra grande que decía Esperanza. El Obispo Emérito Benedicto XVI tenía una palabra grande que decía Fé y el Papa Francisco una palabra grande que decía Caridad. Debajo de la foto del Venerable Juan Pablo II decía “En esto creemos”.  Debajo de la foto del Obispo Emérito Benedicto XVI decía “Por esto es que lo creemos” y debajo de la foto del Papa Francisco decía “Pues ahora hazlo”.
Pues ahora hazlo. Creo que esto estuvo bien inspirado. Esa es la manera en que nos sentimos con el Papa Francisco, pues ve y hazlo. Esta inmensa base del en que creemos, porque creemos. Alguien me pregunta, ¿cómo es que esto hace una diferencia en la Iglesia?, con toda estas noticias de nuestro nuevo Papa, las cosas que ha estado haciendo en público.  yo le dije, tal vez me haga ser un mejor Sacerdote, ¿qué tal eso?.  Si me hace sentir que quiero ser un mejor Sacerdote.  Otras personas que he hablado de todos los ámbitos de vida, dicen que quieren ser mejores laicos, mejor Esposo, mejor Esposa, mejor Madre, mejor Padre, mejor niño, mejor Abuelo, mejor Religiosa, mejor Religioso, mejor Diácono. Un Católico, un Cristiano. De que se trata todos nosotros. Cómo cumplir este trabajo de DIOS en la Tierra y parece haber esta acentuación en Caridad y ve y hazlo. Caridad y ve y hazlo. Me gusta eso. Jesus sabe que en tiempos tenemos temor de hacer eso. Hay algo que se mete en nuestras cabeza, en nuestros corazones, el diablo, algo y comienza a derrumbarse en Jesus, el vio ese temor. Es por esto que tantas veces en las Sagradas Escrituras, Jesus dice, no tengan miedo, no tengan miedo.  El dice a sus discípulos, vayan, y hagan discípulos a las naciones.

Ir a página de inicio

Ir a página de inicio
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: