Posteado por: lay11 | 7 enero, 2013

Homilías Diciembre 31 del 2012 – 2 de Enero del 2013

Miércoles 2 de enero del 2013

Celebrante: Monseñor Thomas Sullivan, Diócesis de Worcester, USA
Canciller, Diócesis de Worcester

Primera Lectura: 1 Jn 2:22-28

Salmo  98: 1 – 4
1     Salmo. Cantad a Yahveh un canto nuevo, porque ha hecho maravillas; victoria le ha dado su diestra y su brazo santo.
2     Yahveh ha dado a conocer su salvación, a los ojos de las naciones ha revelado su justicia;
3     se ha acordado de su amor y su lealtad para con la casa de Israel. Todos los confines de la tierra han visto la salvación de nuestro Dios.
4     ¡Aclamad a Yahveh, toda la tierra, estallad, gritad de gozo y salmodiad!

Evangelio: Jn 1:19-28

Homilía:

Que la gente cuente la sabiduría de los Santos y que la Iglesia proclame su alabanza. Sus nombres vivirán por siempre. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.  La gracia y la paz de Dios Padre y el amor de Jesus y la comunión del Espíritu Santo este con todos ustedes.
En el día de hoy celebramos la Fiesta de dos grandes Santos de la Iglesia de Oriente, San Basilio Magno y San Gregorio Nacianceno. Mientras entramos en estos sagrados misterios, por favor Hermanos y Hermanas, vamos a reconocer nuestros pecados y pidamos a DIOS perdón y paz.
Oremos. Oh Dios, que se complace en dar luz a su Iglesia, por el ejemplo y las enseñanzas de los Obispos San Basilio y Gregorio, concédenos, te pedimos que en humildad aprendamos tu verdad y que la practiquemos fielmente y en caridad. A través de nuestro Señor Jesucristo, que vive y reina contigo, en la unidad del Espíritu Santo un DIOS, por los siglos de los siglos. Amén.
Espero que todos hayan tenido un maravillo comenzar del nuevo año en el día de ayer con celebraciones de Familia y mas importante, que hayan comenzado este nuevo año en María, ya que celebramos su gran Fiesta como la Madre de DIOS en el día de ayer y que todos hayan tenido una maravillosa Navidad también. Así que estamos viviendo toda esta semana unas grandes fiestas Santas y la próxima gran Fiesta que anticipamos es claro está, en este Domingo en la celebración de la Epifanía. Esa gran Fiesta que representa todo el mundo que viene a alabar a DIOS  en la montaña Sagrada, todo el mundo llegando a Cristo. Lo que hace la Iglesia es una preparación para la Fiesta de la Epifanía es que nos ofrece unos Evangelios en los días próximos que de nuevo apunta a Cristo, testifica a Cristo para que todos los confines de la tierra puede ver su poder salvador, como dijimos en el Salmo en esta mañana y Juan el Bautista, ese magnífico Profeta de Jesus que era tan familiar y decía, “yo no soy el que están buscando, yo no soy el Cristo, yo no soy el Profeta que ustedes esperan, no, ahí está entre ustedes. Ustedes no lo reconocen todavía. El viene después de mi.  El es que debe tener la atención”.
Es importante para nosotros reflexionar que si todas esas naciones del mundo van a venir a Cristo, Si todo el mundo va a alabar sobre esa Santa montaña, del cual oiremos en esta semana, en la Profecía de Isaías, todos nosotros tenemos un papel que desempeñar. Juan, ciertamente hizo eso. Pero cada uno de nosotros tiene un papel que desempeñar y llevar al mundo a Cristo y eso es algo que nunca podemos olvidar. Los tiempos no son usualmente fácil y Juan sufrió la penalidad, por su testimonio y de Cristo, el dio su vida. Personas han hecho esto por miles de años y celebramos en el día de hoy dos Santos magníficos de la Iglesia Oriental que aunque no fueron mártires, se pasaron por toda su vida dando testimonio de Cristo en situaciones bien, bien difíciles, Basilio el grande  y Gregorio Nacianceno. Estos dos hombres, interesantemente eran los mejores amigos cuando estaban creciendo. Los dos nacidos en el Sur de Turquía, en el año 329, tal vez en el año 330 y muy buenos amigos y se convirtieron en Obispos en la Iglesia primitiva, en un tiempo que era extraordinariamente difícil. Ustedes tal vez hayan oído una de las primeras herejías de la Iglesia, llamada pro-arianismo. que era un grupo de personas que no creían en la divinidad de Cristo. No era un grupo pequeño que no creían, era una fracción enorme, una enorme herejía en la Iglesia que dividió la Cristiandad. Nosotros creemos que tenemos problemas en el mundo moderno, como en el año 2012, que tuvimos que levantarnos y pelear por nuestra libertad Religiosa y que trataron de tomar ciertas libertades religiosas. Eso fue una cosa, pero lo que se experimentó en la Iglesia Primitiva, fue mucho, mucho mas fuerte. El emperador se envolvió y tomaba estas Iglesias Católicas y daba la mitad a los arianos y los clérigos estaban divididos, las personas estaban divididas. Había una Iglesia Católica en una esquina, y cruzabas la carretera lo que había sido en una ocasión una Iglesia Católica ahora era una Iglesia ariana y toda esa pelea. Los Obispos pedían que se levantaran a toda esta pelea, así que Basilio el Grande, se convirtió en un Obispo en un sitio que se llama Cesarea. Un gran Maestro y trabajaba muy duro por los pobres. Cuando era joven trabajaba en comedores. Luego como Obispo estableció un maravilloso Hospital. El primer Hospital que se conociera en la Cristiandad y se consideraba en aquel tiempo tan extraordinario que era una Maravilla del mundo. El no tenía ningún nombre con el emperador, así que tenía que pararse al frente de este emperador y lo hizo porque la gracia de DIOS estaba fluyendo a través de él. Los dos salen del Monasterio para convertirse en Obispos. Gregorio luego se convierte en Obispo de Constantinopla. Aunque no tenía la fuerza que Basilio tenía, pararse al frente del emperador y eventualmente retirarse para atrás al Monasterio, el también es tan fiel a su predicación, a sus enseñanzas, a sus escritos a la Palabra de DIOS. Bueno esto viene a nosotros y alas personas de todos los tiempos. Tenemos que ser fieles para levantarnos a los derechos de la Iglesia y levantarnos para lo que es verdadero o de otra forma como Juan dice seríamos unos mentirosos. Tenemos que hablar la verdad, no importa lo que cueste. Hay a menudo un precio a pagar. Debido a Santos como estos, tan venerados en el Oriente, debido a Santos como estos, la Cristiandad es lo que es hoy en día. Es tan fuerte. Pero no lo será a menos que nosotros en nuestro propio tiempo inspiremos el mismo tipo de alivio, Ortodoxia y fortaleza de convicción como estos Santos hicieron. Así que vamos a pararnos ahora y oremos y pidamos al Señor que oiga a todas nuestras plegarias, particularmente la oración del valor y fortaleza a la luz de cualquier cosa que nos aleje del misterio de Cristo.

Diciembre 31 del 2012

Celebrante: Reverendísimo Robert McManus, Diócesis de Worcester, USA
Obispo, Diócesis de Worcester

Primera Lectura: 1 Juan 2: 18-21

Salmo  96: 1 – 2, 11 – 13
1     ¡Cantad a Yahveh un canto nuevo, cantad a Yahveh, toda la tierra,
2     cantad a Yahveh, su nombre bendecid! Anunciad su salvación día tras día,
11     ¡Alégrense los cielos, regocíjese la tierra, retumbe el mar y cuanto encierra;
12     exulte el campo y cuanto en él existe, griten de júbilo todos los árboles del bosque,
13     ante la faz de Yahveh, pues viene él, viene, sí, a juzgar la tierra! El juzgará al orbe con justicia, a los pueblos con su lealtad.

Evangelio: 1 Juan 1: 1-18

Homilía:

Oremos. Oh poderoso DIOS eterno, que con el nacimiento de tu Hijo, estableciste el principio y el cumplimiento de todas las religiones, te pedimos oramos que podamos ser contados con aquellos que le pertenecen a El, en el cual está la realización de la salvación humana, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, un DIOS por los siglos de los siglos Amén.
Aunque algunos de sus vecinos han quitado ya su árbol de Navidad y los adornos de Navidad, para otro año mas, la Iglesia sigue celebrando la gran fiesta de la Navidad, porque lo que pasó esa primera noche de Navidad, en Belén de Judea, cambió el curso de la historia mundial para siempre. Vamos a recordar lo que de hecho pasó en esa noche Santa. En Cristo, DIOS se convirtió en hombre. En un niño de Belén, el cielo ha descendido a la tierra y en un bebé en un establo, un Salvador fue nacido para nosotros y él es el Príncipe de la Paz. La historia de Navidad puede tocar hasta aún los corazones mas endurecidos y puede hacer llorar tanto a los jóvenes como a los adultos. Pero no nos podemos quedar encajonados en el sentimentalismo de la Navidad que naturalmente es obviamente parte de la celebración. Así que en esta mañana el Evangelio de la Misa del día de hoy, nos lleva lejos de Belén al mismo principio, cuando solo estaba DIOS. Porque el niño en el establo, no es solamente otro ser humano. El niño en el establo es DIOS hecho carne. Recuerde una vez mas, esas palabras inspiradoras del prólogo del Evangelio de San Juan, “al principio era la Palabra y la Palabra estaba con DIOS y la Palabra era DIOS”. Si, esta Palabra por la cual se han creado todas las cosas. Esta Palabra en donde todo el mundo vive. La forma en que conducimos nuestra existencia diaria. Esta Palabra eterna de DIOS, Omnipotente, que todo lo sabe, esta Palabra de DIOS tomó forma de carne humana en el vientre virginal de María de Nazaret. La Palabra hecha carne, el Hijo eterno de DIOS, nació, vivió, sufrió, murió y resucitó para que nosotros tengamos la bendita esperanza de vivir con DIOS en el cielo por siempre, en un estado de paz y gozo inimaginable. No es de extrañar, no es de extrañar que la Iglesia celebre esta Gran Fiesta por tantos días. DIOS ha venido a la tierra para permitirnos a nosotros ir al cielo. Nuestra fe nos enseña que Cristo entra a nuestra historia por lo menos tres veces. La primera vez fue en Belén, como un niño. La última vez será cuando vuelva entre las nubes en gloria, para juzgar a los vivos y a los muertos. Pero todos los días, cuando el Sacerdote en el altar toma ese pequeño pedazo de pan y dice “este es mi cuerpo”, toma un poco de vino y dice, “esta es mi sangre” es el mismo Cristo que nació en Belén de Judea 2,000 años atrás rompe en la historia por nosotros a través de su cuerpo y de sus sangre. Su presencia está entre nosotros en el día de hoy. Su presencia siempre es una causa de gozo y de acción de gracias. Amén. Que DIOS los bendiga.

Ir a página de inicio

Ir a página de inicio
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: