Posteado por: lay11 | 29 octubre, 2012

Homilías del 22 – 25 de Octubre del 2012

25 de Octubre del 2012

Celebrante: Monseñor Peter Beaulieu, Diócesis de Worcester, USA
Director de Cuidado Pastoral, St, Vincent Hospital

Primera Lectura: Efesios 3:14-21

Salmo  33: 1 – 2, 4 – 5, 11 – 12, 18 – 19
1     ¡Gritad de júbilo, justos, por Yahveh!, de los rectos es propia la alabanza;
2     ¡dad gracias a Yahveh con la cítara, salmodiad para él al arpa de diez cuerdas;
4     Pues recta es la palabra de Yahveh, toda su obra fundada en la verdad;
5     él ama la justicia y el derecho, del amor de Yahveh está llena la tierra.
11     mas el plan de Yahveh subsiste para siempre, los proyectos de su corazón por todas las edades.
12     ¡Feliz la nación cuyo Dios es Yahveh, el pueblo que se escogió por heredad!
18     Los ojos de Yahveh están sobre quienes le temen, sobre los que esperan en su amor,
19     para librar su alma de la muerte, y sostener su vida en la penuria.

Evangelio: Lucas 12:49-53

Homilía:

Mis Hermanos y Hermanas, para ofrecer la Misa dignamente, primero reconocemos nuestros pecados y pidamos por el perdón y la paz.
Señor Jesús, tu que viniste a buscar al último, al menos y al perdido, trae perdón a los pecadores, Señor ten misericordia.
Cristo Jesús, tu distes las vida para que todos viviéramos, renueva tus esperanzas en la promesa  de paz, Señor ten misericordia.
Señor Jesús, después de proteger a la humanidad de los golpes del mal por tu sacrificio, enriquece nuestras vidas con tu gracia. Señor ten misericordia.
Que DIOS Todopoderoso tenga misericordia de nosotros, perdone nuestros pecados y nos lleve a la vida eterna.

Oh DIOS cuya providencia nunca falla en su diseño, evita, humildemente te suplicamos todo lo que nos puede herir y concédenos todo lo que trabaja por nuestro bien, por medio de tu Hijo Jesucristo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, un DIOS por los siglos de los siglos.

Un Autor Americano, una vez escribió, “nuestra existencia no es más que una breve grieta de luz, entre dos eternidades de obscuridad”.  Esto parece un tanto pesimista y este tipo de pesimismo, es una ancha luz tenue en la vida moderna y la literatura moderna.  El dramaturgo Irlandés Samuel Beckett, en “Esperando a Godot”, uno de sus personajes dice “dan a luz sobre una fosa”. Para muchas personas de hoy en día no hay amaneceres, no hay esperanza, ningún futuro, entonces no hay significado real, pero si no hay un marco de significado,  en el cual podamos escribir nuestras propias vidas, lo que dirías como “ver el panorama”, entonces los rompecabezas de la vida, las parte, debí decir, no se relacionan unas con otras.  Las acciones individuales se convierten en unas arbitrarias, aún absurdas, como las acciones de una gran cantidad almas perdidas.
Es notable para mi cuan a menudo Jesús, usa la frase simple, “He venido” o “Yo vine”. El hace eso a través de los cuatro Evangelios., “He venido no ha llamar a los justos a que se arrepientan, pero a los pecadores”, “He venido a poner fuego en la tierra”, como hemos oído en el Evangelio de hoy. En el Evangelio de Juan, “Yo he venido en el nombre de mi Padre”, “Ha sido para este propósito que He venido a esta hora”, “No he venido a condenar al mundo, pero a salvar al mundo”, “He venido del Padre y He venido al mundo”, “Por esto He nacido”, “Para esto He venido” y aún mejor el porque viene.  Pero Jesús sabía de donde venía, pero como he dicho, aún mejor, El sabía porque había venido y hacia donde iba a ir.
Carecer de significado de la vida, es convertirse en débil, aún letárgico. En otras palabras es carecer de pasión. Una especie de fuego dentro de tu vientre. Jesús sabía el significado de su existencia y por eso podía traer fuego y pasión a la Tierra. Es un bautismo del cual tengo que ser bautizado. Cuan grande es mi angustia hasta que se cumpla. La palabra bautismo en el griego original del Nuevo Testamento, significa sumiendo. Jesús estaba ardiendo para sumergirse en el trabajo de su vida y sus palabras eran como fuego. Como las palabras de la boca del Profeta Jeremías, que dijo, no es mi palabra como fuego dijo el Señor, como un martillo pulverizando las rocas. Mis queridos amigos en Cristo, si Jesús es el Príncipe de la paz, pero El no está trayendo el tipo de paz que tenemos cuando nada importa. No eso. En vez, Cristo trae una espada, para destruir la paz que es sencillamente un status quo o una ausencia de guerra. En vez el trae la paz celestial. que purifica y que es imposible desaprobar y de hecho es mas profundo de cualquier cosa que podamos imaginar.

24 de Octubre del 2012

Celebrante: Padre Michael Roy, Diócesis de Worcester, USA
St. Roch, Oxford

Primera Lectura: Efesios 3:2-12

Salmo Responsorial: Isaías  12: 2 – 6
2     He aquí a Dios mi Salvador: estoy seguro y sin miedo, pues Yahveh es mi fuerza y mi canción, él es mi salvación,»
3     Sacaréis agua con gozo de los hontanares de salvación.»
4     y diréis aquel día: «Dad gracias a Yahveh, aclamad su nombre, divulgad entre los pueblos sus hazañas, pregonad que es sublime su nombre.
5     Cantad a Yahveh, porque ha hecho algo sublime, que es digno de saberse en toda la tierra.
6     Dad gritos de gozo y de júbilo, moradores de Sión, que grande es en medio de ti el Santo de Israel.»

Evangelio: Lucas 12:39-48

Homilía:

Buenos días a todos. Que bueno es para nosotros el estar aquí. Estar en este sitio sagrado y unidos con todos aquellos que se nos une en el condado de Worcester, en este altar en oración. El Señor se complace de ver a las personas que vienen ante él.
Oh DIOS que para la evangelización de las personas, fortaleciste al Obispo Santo Antonio María Claret con una caridad admirable y sufrido, permite que por medio de su intersección, seamos devotos sinceros para ganar a nuestros Hermanos y Hermanas para Cristo que vive y reina en la comunión del Espíritu Santo, un DIOS por los siglos de los siglos.
Feliz de tener la oportunidad de celebrar la Eucaristía con ustedes en esta mañana, en la Fiesta de San Antonio María Claret. El cumplió una parte de sus ministerios, justo en el cargo de los Estados Unidos, en la Isla de Cuba. El era de origen Español y fue un hombre lleno de fervor. Lleno de fervor desde una temprana edad y quería ser misionero en lugares lejanos para llevar el Evangelio, las buenas noticias a las personas que todavía no habían escuchado de esto, pero su salud débil, le previno a él que hiciera eso, así que se convirtió en un misionero en su propio país. Se le reconoció por su capacidad, pos sus habilidades, por su poder de predicación y fue asignado al Arzobispado de Santiago en Cuba. ¿Porqué a Cuba? Por el fervor con que hablaba acerca de la dignidad de todas las personas y por la defensa que hizo por las personas que se les tomaba ventaja. En varias ocasiones trataron de asesinarlo. Era ferviente en hablar acerca de Cristo y como aplicar el Evangelio al momento inmediato que estamos viviendo. A él se le devolvió para atrás a España por requerimientos de la Reina. Ella lo quería a él como su Confesor en el Palacio. A regañadientes el volvió. Los años en el Palacio fueron un continuo martirio para él. ¿Qué fue lo que consiguió con todas esa capacidad para poder seguir hacia adelante con esa convicción? La primera Lectura de los Efesios, del cual Jack Kelly (Lector), hizo muy buen trabajo, leyendo en esta mañana, no es una lectura fácil, para entender o proclamar y termina con algo que pudiéramos fácilmente ignorar, las últimas palabras, audacia de expresión! y San Antonio María Claret tenía eso, audacia de expresión, confianza y acceso por medio de la fe en Jesús. La fe en Jesús nos da confianza para que tengamos acceso al trono de DIOS en el cielo. Que nuestra oración, nos lleva a la presencia de DIOS. Es Jesús que rompió las paredes de la separación.
Yo creo que es uno de los grandes inventos de los tiempos modernos, ese aparato que te permite guiar directo por la autopista y no tienes que pararte a pagar, sino que ya estas prepagado y tu te preguntas, ¿porqué no todas las personas están haciendo esto? ¿porqué están esperando allí que toma tanto tiempo en vez de seguir directo por la autopista? Ese es el acceso fácil que tenemos a nuestro DIOS, debido a que Jesús ya prepagó para que tengamos la habilidad de ir a la presencia de DIOS, tenemos esa confianza. Mi carro, no importa lo destartalado que esté, cuan viejo esté o cuan feo se vea, tengo tanto derecho para pasar esa vía de acceso fácil como la limosina que esté detrás de mi. No depende de cosas superficiales, el Señor mira a la naturaleza verdadera de cada uno de nosotros que somos personas de dignidad, valor y que tengamos mucho amor. Podemos poner a un lado nuestras preocupaciones de no ser dignos. Que no seamos lo suficientemente buenos para ir a la presencia de DIOS. No lo suficientemente bueno para que DIOS nos esté prestando atención. Recuerden, tenemos acceso, no por nuestra bondad, pero por Jesús. Tenemos que permitir al Espíritu que nos convenza de eso. Que tengamos esa confianza, esa audacia que le permitió a San Antonio María Claret que siempre tuviera ese fervor, no importara donde estuviera, en las calles de Santiago o en el palacio de la reina, siempre tener ese fervor firme en el hablar de su convicción en la fe. Debemos tener ese fervor, esa convicción, ese fervor en nuestros días, porque cuando hablamos o cuando nos ponemos de pie por algo como lo que se nos ha llamado a defender la vida una vez mas. Ven, esa caída resbaladiza, cuando comenzamos a caer de víctimas permitiendo que la muerte sea la solución de un problema. Ahora en unas pocos días nos encontraremos que tenemos que votar en el suicidio asistido y poniéndonos de pie para cada vida porque cada vida vale la atención de DIOS, nuestro apoyo y nuestro cuidado. Cuando nos ponemos de pie, siempre va haber personas que estarán oponiendo a ti. Vamos a tener confianza de que el Señor está con nosotros.  Que el Señor está a nuestro lado. El Catecismo de la Iglesia católica tiene esto para decir, “tu puedes saber que tienes una simple sencillez”. Llena tu confianza, ten gozo de aseguramiento y fervor humilde, porque eres un hijo de DIOS y tu vives en la presencia de DIOS.

23 de Octubre del 2012

Celebrante: Padre David Doiron, Diócesis de Worcester, USA
St. Columba, Paxton

Primera Lectura: Efesios 2:12-22

Salmo  85: 9 – 14
9     Voy a escuchar de qué habla Dios. Sí, Yahveh habla de paz para su pueblo y para sus amigos, con tal que a su torpeza no retornen.
10     Ya está cerca su salvación para quienes le temen, y la Gloria morará en nuestra tierra.
11     Amor y Verdad se han dado cita, Justicia y Paz se abrazan;
12     la Verdad brotará de la tierra, y de los cielos se asomará la Justicia.
13     El mismo Yahveh dará la dicha, y nuestra tierra su cosecha dará;
14     La Justicia marchará delante de él, y con sus pasos trazará un camino.

Evangelio: Lucas 12:35-38

Homilía:

A ti llamo. inclina tu oído a mi, oye mis palabras. Guárdame como a la niña de tus ojos. Debajo de tu alas, protégeme.
Bienvenido mis Hermanos y mis Hermanas. Nos reunimos en esta mañana como personas de esperanza. Personas que han sido llamadas por la luz, para ser para los demás. Por aquellos tiempos en los cuales nos abandonamos a la obscuridad, traemos nuestros pecados. (Comienza el Yo confieso)

Oh DIOS! tu que levantaste a San Juan de Capistrano para que consolara a tu Pueblo, en tribulación. Colócanos, rezamos, bajo tu segura protección. Mantén tu Iglesia en la paz verdadera. Por medio de tu Hijo Jesucristo, que vive y reina contigo, en la unidad del Espíritu Santo, un DIOs por los siglos de los siglos, Amén.
Jesús está diciéndole a sus discípulos y también nos está diciendo a nosotros que tenemos que estar preparados. Tenemos que tener las lámparas encendidas. Listos para dar la bienvenida al novio cuando llegue. Sn Juan siempre nos llama a nosotros el Pueblo de la luz. Jesús siempre nos dice, levanten su luz hacia arriba para que pueda brillar. No escondan su luz. En esta época la luz va hacia abajo. Se pone mas obscuro mas temprano cada vez. Las personas se ponen deprimidas en esta época del año, ya que la luz es cada vez menor. Por eso tenemos esas versos del salmo, la caridad y la justicia se encuentran y la paz se besan. Nos recuerda a la Navidad. Ese es el salmo que se dice en Navidad. Tenemos suerte de que tengamos luces en nuestras casas en estos tiempos.
Tratando de preocuparnos: Apaga esa luz, cuando termines en ese cuarto, apaga la luz. Eso es lo que les decimos a nuestros niños. Ahorremos en la electricidad.  En los días pasados, la luz era tan importante. Todavía lo es para nosotros. Cuando alguien no está, sin embargo, dejar la luz encendida, hasta que el último entra. No teníamos las lamparillas de noche, para no tropezar con todo cuando nos levantamos a medianoche. Hay que tener alguna luz para que no te hieras a ti mismo. Dejamos la luz encendida en el Santuario. Se deja encendida todo el tiempo debido a la presencia de DIOS. La luz indica que DIOS está presente. Es un recordatorio que su presencia está siempre todo el tiempo. Tenemos que dejar la luz encendida todo el tiempo para otros. Nunca apagarlo. ¿Porqué? ¿Porqué el último que llegará todavía no ha llegado aún? Eso es lo que San Pablo está queriendo decir. Estamos convirtiéndonos en una Familia, pero todavía no hemos llegado a eso, así que tenemos que dejar la lámpara encendida todo el tiempo hasta que todo el mundo esté allí. Debemos ser la luz para otros. La comunidad de San Lucas ha esperado a Cristo para que regrese y ahora esa generación ha pasado. Las escrituras de San Lucas debemos esperara a Cristo todo el tiempo en aquellos que nos necesitan. Siempre habrá alguien que necesitará nuestra ayuda. Así que nuestra luz debe estar muy bien encendida y debemos estar muy atentos porque esa demanda y ese requerimiento viene a cualquier momento. Debemos de dar la bienvenida a la persona necesitada, como le daríamos la bienvenida a Cristo. Debemos ser personas hospitalarias. San Pablo está diciendo que necesitamos ser eso porque ahora somos uno. Jesús dice, Yo soy uno con mi Padre y esta unidad que Yo tengo con mi Padre, deben tener esta unidad conmigo y esta unidad para compartir con el Padre y vivimos en el Espíritu y juntos somos todos uno. Jesús quiere que vivamos de esta unidad. Jesús es el Profeta de la unidad. No es un Profeta de separación o división y sin embargo vivimos en un tiempo de gran división. La vida política que vivimos en estos tiempos. Las personas están tan divididas. Tenemos que recordar que la división de trata de temas, no es acerca de personas. Cuando preguntaron al Papa Benedicto, ¿cómo tratas a personas que creen en cosas diferentes de lo que creemos nosotros? o que piensan del lado opuesto de un tema? ¿cómo los tratamos? El dijo: “con caridad meticulosa”.  Con caridad meticulosa. Debemos así tratar a las personas que no concuerdan con nosotros.
En el tiempo en que San Juan de Capistrano vivía, el era probablemente el tiempo mas sombrío que Europa jamás haya visto. Era el tiempo de las plagas y la mitad de las personas en Europa habían desaparecido, habían muerto. La mitad de los Sacerdotes habían desaparecido. Habían tres persona que pensaban que eran Papas. Las personas no iban a las Iglesias ya mas. Las personas estaban apáticas, no creían mas y ahí llega San Juan de Capistrano que pasa a ser uno de las personas mas optimistas que hayan vivido jamás. Que tiempo para ser optimista!. En los días mas obscuros de Europa. El comenzó Franciscano y había peleas entre los Franciscanos. El se convirtió en esa luz. El comenzó a predicar nuevamente, el comenzó a tener un seguimiento. El comenzó a unir a las personas nuevamente, uniendo a la Iglesia. Las personas comenzaron a seguirlo, a oírlo. Las personas estaban siempre sedientas y hambrientas por una luz que brillara, de algo positivo que venga por el camino. El fue esa luz para las personas. un Sacerdote con el cual yo hablaba me decía, ¿dónde están todas esas Abuelas que cocinaban todos esos pasteles y bizcochos que solíamos tener? Es que todas esas Abuelas están buscando a sus nietos a la escuelas cuando salen. Los Abuelos están ahora buscando a los niños, llevándolos a casa, aún dándoles de comer para …  Le preguntas a los niña, pues estoy con mi abuela o con mi abuelo todas las noches y luego mis abuelos me buscan y me llevan a casa. Los abuelos están muy ocupados hoy en día. Entonces luego de que cuidan a los nietos tienen que ir a cuidar a sus Padres. Van al Centro de cuidado donde están sus Padres, o van a sus casas. Hay una luz prendida en todo momento. En nuestras Iglesias, en nuestras vidas, en nuestras comunidades. Las personas están ayudando a otras personas todo el tiempo. Las personas rezan por la vida, rezan por la paz, cuidan de otras personas que están enfermas. Personas están cuidando a personas en Haiti. Parroquias están en hermanamiento con Haiti. No podemos tener más colecciones en nuestras iglesias católicas. No hay mas causas por las cuales podamos enviar dinero? Cuando dos o tres estén reunidos, ahí hay una colección. Estamos ayudando a un montón de personas de todo. Estamos siendo esa luz  y tenemos que rezar, ya que se pone desalentador por tiempos. Tenemos que ser esa luz los unos por los otros. Jesús dijo, “cuando eso pase, el Maestro se sentará a la mesa y esperará por ti”. ¿pero de que se trata eso? Significa, que en esta casa no habrá mas división. En su casa, no importa que tu seas el que da o el recipiente,  los dos están disfrutando de la luz. Hay luz suficiente para todos. Ese es un mensaje muy positivo que tenemos y que nos prepara para el trabajo que nos depara y en esta Eucaristía, somos alimentados con la comida que nos dará sustento y el valor que necesitamos, la esperanza y la fortaleza para que podamos hacer esa luz en nuestro mundo, en nuestras pequeñas comunidades, en nuestras Familias. LAs personas que conocemos cada día.

22 de Octubre del 2012

Celebrante: Padre Conrad Pecevich, Diócesis de Worcester, USA
St. Anne Southborough

Primera Lectura: Efesios 2:1-10

Salmo  100: 2 – 5
2     servid a Yahveh con alegría, llegaos ante él entre gritos de júbilo!
3     Sabed que Yahveh es Dios, él nos ha hecho y suyos somos, su pueblo y el rebaño de su pasto.
4     ¡Entrad en sus pórticos con acciones de gracias, con alabanzas en sus atrios, dadle gracias, bendecid su nombre!
5     Porque es bueno Yahveh, para siempre su amor, por todas las edades su lealtad.

Evangelio: Lucas 12:13-21

Homilía:

Jesús era definitivamente un Maestro sabio y enseñaba en la tradición de la sabiduría del Judaísmo. La Lectura del Evangelio de hoy es un claro ejemplo de como Jesús a dominado esa sabiduría. La lección es tan práctica y la lección es tan real. Todo tiene que ver con preparar para el futuro y tomar el futuro por sentado. Hacer todo tipo de suposiciones relacionados a el futuro.
Este hombre pudo haber sido un hombre muy caritativo y generoso, en la parábola que Jesús nos habla en el día de hoy, pero no era esencialmente una persona de visión completa. El comparte la abundancia de la tierra y tenía la idea de que él iba a poder cuidar de si mismo. Que siempre las cosas iban a permanecer iguales, que iba a tener esa seguridad que el había tenido en la vida,  en el futuro. Oímos que al final de la parábola, cuando él derriba sus graneros y construye unos mas grandes, esperando que sus días de retiro serían días de oro, se le dice que en el día de hoy se te reclamará de ti. El punto sencillo es que el hombre vivió en el presente sin mucha previsión al futuro. El punto que tenemos que recordar del Evangelio es que el presente es lo único que tenemos. Podemos prepararnos para el futuro todo lo que queramos, podemos amasar beneficios para el futuro, sin embargo todo lo que tenemos es hoy y todo lo que tenemos es ahora. Que importante es para ti y para mi, vivir para el ahora, vivir en lo importante. Es por esto que alguien llamó al presente, presente, ya que es un presente para nosotros de DIOS y le corresponde a usted y me corresponde a mi vivir este presente, vivir para DIOS y vivirlo para otros. De hecho, necesitamos hacer provisión para el futuro. Sin embargo, algo debió haber faltado en la preparación de ese hombre y tal vez fue la dependencia en DIOS.  Darse cuenta de lo que él tenía en el día de hoy podía ser fácilmente  quitado de él en el día de mañana. Así que en el día de hoy mientras hemos oído esa bella Lectura, esa bella parábola de Jesús, esa parábola de sabiduría, vamos a aprender esa lección profunda, que lo que DIOS nos ha dado, vamos a disfrutarlo y usarlo bien y de manera sabia para el beneficio de otros, para crecer en la relación con DIOS y para disfrutar los buenos momentos de esta vida, pero también recordar que nuestro futuro está en las manos gloriosas de nuestro DIOS.

Ir a página de inicio

Ir a página de inicio
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: