Posteado por: lay11 | 9 octubre, 2012

Homilías del 3 – 5 de Octubre del 2012

Viernes 5 de Octubre del 2012

Celebrante: Padre Tom Fleming,  Diócesis de Worcester, USA

Primera Lectura: Job 38:1, 12-21; 40:3-5

Salmo 139: 1 – 3, 7 – 10, 13 – 14

Del maestro de coro. De David. Salmo. Yahveh, tú me escrutas y conoces;
sabes cuándo me siento y cuándo me levanto, mi pensamiento calas desde lejos;
esté yo en camino o acostado, tú lo adviertes, familiares te son todas mis sendas.
¿A dónde iré yo lejos de tu espíritu, a dónde de tu rostro podré huir?
Si hasta los cielos subo, allí estás tú, si en el seol me acuesto, allí te encuentras.
Si tomo las alas de la aurora, si voy a parar a lo último del mar,
también allí tu mano me conduce, tu diestra me aprehende.
Porque tú mis riñones has formado, me has tejido en el vientre de mi madre;
yo te doy gracias por tantas maravillas: prodigio soy, prodigios son tus obras. Mi alma conocías cabalmente,

Evangelio: Lucas 10:13-16

Homilia:

Buenos días. Yo soy el Padre Tom Flemming, Sacerdote de la Diócesis y estamos reunidos para celebrar el gran regalo de la Eucaristía.  Este Evangelio me trae a la mente cuando había un gran grupo de St. John en la calle Temple. Yo y Michael Foley y John nos reuníamos para celebrar la Eucaristía para la comunidad pobre de allí. Teníamos un orden de como llegábamos y el Padre Michael siempre iba adelantado a mi. El hace predicaciones maravillosas como, “Yo soy el buen Pastor. Siempre el le tocaban los Evangelios hermosos y a mi Evangelios como el de hoy, indicando “¡Ay de ti, Corazin! ¡Ay de ti, Betsaida! “, nada de cosas felices para hablar. Corazin y Betsaida son dos ciudades importantes en Israel. No existen en estos días. El suelo allí es como roca. Nada puede crecer allí. En Cafarnaúm, la ciudad junto al mar, era como la sede para el ministerio de Jesús. Las personas creían que iba a ser exaltado en la presencia de DIOS y sin embargo, dice ¡Hasta el Hades te hundirás!. Quizás, pienso que DIOS nos da este Evangelio y donde me hace ver el Evangelio con un gran sentido de humildad. Eso Job tuvo que abrazar en las Lecturas de hoy. Cuando lo leía anoche, pensaba en un Padre con su niño, ¿Dónde has estado? ¿Haz hecho esto? ¿haz hecho aquello? Y el niño encogiéndose. Ante DIOS todos te tenemos que tener la virtud de humildad. Humildad no es quejándose en el suelo. Proviene de la palabra en latín humus, que significa suelo o tierra. Humildad significa ser quienes somos. No ser más de lo que pensamos que podemos ser. Esa es la clave para seguir a Jesús. Ser quienes somos y no pretender ser más de lo que somos. Este sentido de falso orgullo nos puede llevar a una vida destructiva y sin embargo oramos en el día de hoy, en el salmo responsorial, guíame Señor por el camino eterno. De esa manera terminamos nuestra vida. Lo que hicimos, sin pedir nada a cambio. La humildad nos lleva a ese punto donde podemos cuidar los unos a los otros. En el día de hoy tengo el privilegio de cuidar a mi Madre de 85 años y todos los días y todas las noches tengo que ayudarla a bajar las escaleras a su cuarto en el segundo piso. Cuando llegamos allí, es mi trabajo ponerme de rodillas para quitarles sus medias, para que esté lista para la dormir. Esta es una experiencia humilde. Esta mujer me dio la vida. Ella a estado conmigo por 62 años y sin embargo, en todo eso hay un sentido de servidumbre con DIOS. En el día de ayer celebramos la Fiesta de nuestro guía espiritual, San Francisco. San Francisco era un hombre de humildad.  Uno de los grandes en el Reino de los Cielos. Sirvió a los demás. Llamó a su congregación los Hermanos menores, Los pequeños. Sirvió a otros. Necesitamos llevar este ejemplo al corazón. Le tenemos que pedir a DIOS que nos haga ser simplemente lo que somos y usar el don de la persona que somos para servir a los demás. En eso DIOS será glorificado. Que el Señor te brinde paz.

4 de Octubre del 2012

Celebrante: Obispo George Rueger, Diócesis de Worcester, USA
Obispo Auxiliar Retirado, Worcester

Primera Lectura:  Jb 19:21-27

Salmo  27:7-8a, 8b-9abc, 13-14

Evangelio: Lucas 10:1-12

Homilía:

Le damos la bienvenida a todos ustedes a la Misa por televisión. Mis amigos, durante el mes de Octubre tenemos un montón de celebraciones, para los hombres y mujeres que se han convertidos en santos y aún por los ángeles, pero en el día de hoy, tenemos un santo muy especial, San Francisco de Asís. Un hombre que dirigió sus energías  a los pobres. Un hombre que proclamó la paz a todas las personas. Así que vamos a recordar en nuestra Misa, aquellas personas que son pobres y a aquellas personas que necesitan paz.
Vamos a orar: Oh DIOS, por cuyos méritos, San Francisco se conformó a Cristo, en pobreza y humildad, permite que caminando bajo las pasos de San Francisco, sigamos a tu Hijo y por medio de la caridad alegre, vayamos a estar unidos contigo por medio de nuestro Señor Jesucristo que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo un DIOS por los siglos de los siglos.
Mis queridos amigos, es un poco difícil cuando hablamos del Angel de la Guardia o Santa Teresita, la pequeña flor, leer acerca de Job, pero al mismo tiempo, recuerden que el Libro de Job, en el Viejo Testamento es bien bello y nos recuerda que este hombre que tiene una fe tremenda, fue probado por una cantidad grande por el Señor. Pero la cosa interesante es que no importa la prueba que venía sobre Job cuando estaba apesadumbrado o cuando venía a él cuando estaba siendo retado o cuando venía a él cuando las pruebas de la vida. Cada prueba, cada vez que DIOS decía algo difícil sabíamos que DIOS estaba presente y yo creo que tu y yo hemos leído de ese bello Libro de Job, que DIOS está siempre presente, en las buenas y en las malas. En segundo lugar, cuando leímos el Evangelio, estábamos pensando de que difícil es algunas veces hablar de religión. El Señor está hablando acerca de personas que están comenzando a hablar acerca de él. Ellos están comenzando a proclamar las Buenas Noticias y le dice, tu tendrás que ir de ciudad en ciudad y tu estarás viviendo una vida simple y si te aceptan, pues bien y si no te aceptan no te preocupes acerca de esto y tu y yo sabemos que las personas no siempre les gusta que le hablemos de Religión. Que no siempre somos buenos Evangelizadores y al mismo tiempo, por virtud de nuestra vida debemos dar testimonio de DIOS. A veces cuando podemos sin causar un furor, hablamos gentilmente acerca del Evangelio y acerca de la Iglesia y acerca del hecho de que cuando dos o tres están reunidos en mi nombre, allí yo estoy en medio de ellos. Pero mayormente, al principio que la Fiesta de San Francisco es un favorito de muchas personas. San Francisco de Asís fue un hombre extraordinario y como dice el Evangelio, no siempre era aceptado. El comenzó como parte de una Familia de Mercaderes. Su Padre era muy rico y el presumió que San Francisco heredaría todo, pero San Francisco recibió una revelación. La revelación fue simplemente esta: “Que mi Iglesia se está derrumbando”.  San Francisco creyó que esta revelación tenía que ver con la Iglesia de la Parroquia, que necesitaba algún tipo de reconstrucción, así que San Francisco fue a reconstruir físicamente el edificio. En realidad, DIOS se estaba refiriendo a la propia Iglesia. Era la Edad Media. Era el gran siglo 13. Un siglo de gran fe y grandes santos, pero también fue un tiempo de mucha corrupción. Fue un tiempo en donde el dinero, la riqueza, era muy importante, así que Francisco fue enviado para recordarle al mundo que encontramos a DIOS en el pobre. Se cuenta la historia de que encontró a un leproso en el bosque y fue a donde estaba el y besó las llagas del leproso. De alguna manera quería besar a Cristo. Sabiendo que cuando alguien está sufriendo, Cristo está sufriendo. El fue recolectando comida para los pobres. Su Padre lo desheredó, pero esto no hizo ninguna diferencia. El se despojó literalmente de todas las cosas que tenían que ver con dinero, de todas las cosas materiales, el se iba a convertir en el Apóstol de los pobres y el trovador de la alegría, porque el fue de ciudad en ciudad cantando las alabanzas a DIOS. Si San Francisco estuviera vivo en el día de hoy, sería un Ambientalista, porque siempre estaba alabando la belleza de la naturaleza. El veía a DIOS en el hermano sol y en la hermana luna y toda la creación proclama la grandeza de DIOS.
Francisco fue probado muchas veces y en una ocasión fue a visitar a Clara. No solo los Franciscanos que estaban trabajando con los pobres, que daban comida a los hambrientos, dando techo a aquellos que no tenían techo. Clara era también extraordinaria. Ella comenzó una organización particular religiosa y las Clarisas Pobres existen hasta hoy en día que oran y cuidan. Aquellos que están enfermos y aquellos que esta’n en necesidad. Así que él fue un Apóstol que salió y convirtió a personas para el pobre Cristo. A él no lo encontrarán en edificios, en poder y grandezas, a el lo encontrarán en aquellos que están sufriendo. Una cosa final que les tengo que decir, mis amigos, pero pienso que muchos de ustedes ya lo saben. Que en un punto él recibió el estigma. Esto quiere decir, que en su cuerpo tenía las marcas de Cristo. Cristo que recibió esas marcas en la cruz sangrienta. Así que San Francisco no solo caminó descalzo y se vistió con una prenda de vestir pobre, pero también tuvo las imágenes de Cristo en su cuerpo. Un gran Santo. Los Franciscanos están todavía en existencia y con esperanza sabemos que dondequiera que ellos proclamen el Evangelio ellos proclaman el hecho de que nosotros sabemos como amar a DIOS, amándonos los unos a los otros. Aprendemos a pertenecer a DIOS perteneciendo los unos a los otros, pero sobre todos encontramos a DIOS en las personas sin hogar y en aquellas personas que tienen poco de comer, aquellas personas que van a trabajar hambrientas y en aquellas personas que luchan por mantenerse unidas. Honramos al gran San Francisco, el Apóstol de la pobreza, el hombre de la paz.

3 de Octubre del 2012

Celebrante: Monseñor Thomas Sullivan, Diócesis of Worcester, USA
Rector, Diócesis de Worcester

Primera Lectura: Job 9:1-12, 14-16

Salmo 88: 10 – 15
10 mi ojo se consume por la pena. Yo te llamo, Yahveh, todo el día, tiendo mis manos hacia ti.
11 ¿Acaso para los muertos haces maravillas, o las sombras se alzan a alabarte?
12 ¿Se habla en la tumba de tu amor, de tu lealtad en el lugar de perdición?
13 ¿Se conocen en las tinieblas tus maravillas, o tu justicia en la tierra del olvido ?»
14 Mas yo grito hacia ti, Yahveh, de madrugada va a tu encuentro mi oración;
15 ¿por qué, Yahveh, mi alma rechazas, lejos de mí tu rostro ocultas?

Evangelio: Lucas 9:57-62

Homilía:

Todo lo que tu nos has hecho, lo has hecho con un juicio verdadero. Hemos pecado contra ti y no hemos obedecido tus mandamientos. Gloria a tu nombre y trátanos de acuerdo a tu misericordia.

Bonhoeffer con sus alumnos de confirmación.

En aquellos días tristes, al final de la segunda guerra mundial, en esas últimas semanas, cuando el régimen Nazis sabía que ya todo estaba terminado, el juego estaba terminado, sistemáticamente trataron de matar a todos los prisioneros políticos. El mal concibió el régimen Nazi, la fuerza anti vida y pro muerte y ese mal fue mal hasta e final. Entre los prisioneros que fueron muertos en esas últimas semanas, justo como un mes, antes de la actual capitulación de los Nazis, estaba Dietrich Bonhoeffer, un reconocido Pastor Luterano y Teólogo, muy bien conocido en aquellos tiempos y mejor conocido por millones hoy en día, Bonhoeffer fue un Teólogo, vino a los Estados Unidos de América para estudiar en los años 30 y viajo intensamente a través del mundo y entonces en los últimos años de los 1930, justo antes de la Guerra regresó a Alemania, para que fuera una voz de oposición a las fuerza pro muerte de los Nazis. El escribió un libro, escribió muchos libros, pero un libro que muchos leímos en los años 60, cuando estaba en boga sus cartas y papeles, cuando estaba en prisión, hablando de la vida en prisión. Un libro anterior escrito en los años 30, era un libro notablemente importante y se llamó “El Costo del Discipulado”. Muchas veces el ser Cristiano hay que pagar un precio, un costo que sobrellevar. Que seguir a Jesucristo, tenemos que hacer un compromiso. Un compromiso de sacrificio y un compromiso que nos lleve a aguas revueltas y tiempos obscuros. Seguir a Jesus, no es tarea fácil. El escribió en ese Libro, “El Costo del Discipulado” y terminó pagando con su propia vida por su crítica abierta en contra del régimen Nazi. En su libro se encuentran estas notables palabras: “Gracia barata, es la predicación del perdón sin requerir arrepentimiento, el bautismo sin disciplina eclesiástica, comunión sin confesión, gracia barata es gracia sin discipulado, gracia sin la cruz, gracia sin Jesucristo”. En esencia estas pocas palabras, resumen toda su vida y resumen lo que Jesus indica en el Evangelio del día de hoy. En donde el trata de subrayar a sus discípulos, un entendimiento que seguirlo, significa sacrificios, no es bueno que sea fácil. Es por tanto, que le dice a la primera persona que le dice “yo te seguiré donde quieras que vayas”, y la palabra nos recuerda que El es un errante, que es una persona sin techo. Que Él está allí en el camino polvoriento y no es tan fácil. El Hijo del Hombre no tiene en donde recostar su cabeza, y en donde las zorras tienen sus guaridas, y los pajaritos sus nidos. El seguirme a mi puede significar que no tengas sitios donde recostar tu cabeza. En otro, Jesús dice, sígueme y le dices “espera, tengo que enterrar a mi Familia primero” y Jesús le dice, deja que los muertos entierren a sus muertos, en otras palabras, no mires hacia atrás. Similarmente, en esta parte final del Evangelio, le dicen “deja que me despida de mi Familia antes de irme”, y Jesús dice claramente en su imagen de una persona arando la tierra. Las personas que miran hacia atrás no están realmente intencionadas en el Reino de los Cielos. Compromiso, es lo que el Señor nos está pidiendo hacer en el día de hoy. Esto es algo que muchos de nosotros, Sacerdotes Religiosos o Educadores o personas que trabajan en Parroquias, están tratando en nuestra cultura constantemente expresar a nuestras personas. Cuando nos reunimos con nuestras Familias, preparando para el Matrimonio, cuando nos reunimos con las Familias preparando a sus Hijos para el Bautismo y todas esas otras personas que nunca hemos visto, ya que no están realmente presentes en la luz de la Iglesia. Cuando nos reunimos con personas jóvenes y con sus Padres, para la preparación de la confirmación, o la Primera Comunión traemos a colación el compromiso a Cristo, estando allí, presente en la Comunidad de la Iglesia, estando presente en la Misa y realmente seguir a Cristo en todo lo que decimos y todo lo que hacemos ya que nuestro Señor pide por un discipulado de compromiso. No gracia barata. El Señor nos está pidiendo que lo sigamos sin mirar atrás, que hagamos un juicio calculador del camino que queremos ir y la recompensa y la buena noticia en este Evangelio es sigue a Jesús y tu tendrá todo y cuando tu sabes que lo tienes todo y cuando sabes que Jesús es el tesoro de tu vida, es como una piedra preciosa en tu vida. No hay que volver hacia atrás.

Ir a página de inicio

Ir a página de inicio
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: