Posteado por: lay11 | 5 septiembre, 2012

Homilías Semana del 3 al 5 de Septiembre del 2012

3 de Septiembre del 2012

Celebrante: Padre James Mazzone, Diócesis de Worcester, USA

Director de Vocaciones, Diócesis de Worcester

Primera Lectura: Lectura de la primera carta del Apóstol San Pablo a los Corintios (2, 1-5)

Salmo Responsorial:  Salmo 118

¡Cuánto amo, Señor, tu voluntad!

¡Cuánto amo tu voluntad! Todo el día la estoy meditando. Tus mandatos me hacen más sabio que mis enemigos, porque siempre me acompañan.

¡Cuánto amo, Señor, tu voluntad!

Soy más prudente que todos mis maestros, porque medito tus preceptos. Soy más sagaz que los ancianos, porque cumplo tus leyes.

¡Cuánto amo, Señor, tu voluntad!

Aparto mis pies de toda senda mala para cumplir tus palabras. No me aparto de tus mandamientos, porque tú me has instruido.

¡Cuánto amo, Señor, tu voluntad!

Evangelio: † Lectura del Santo Evangelio según San Lucas (4, 16-30)

Homilía:

Un día del Trabajo muy tibio, feliz para todo el mundo. En esta mañana, aquellos que están aquí y aquellos que se nos unen en oración.

Primero que nada quiero dar las gracia a la Diócesis por darme esta oportunidad de star aquí hoy con ustedes, en este día Feriado, que tradicionalmente cierra el verano, El Día del Trabajo. En el día de hoy, pausamos y recordamos la dignidad, la belleza, la nobleza del trabajo humano. Que cada vez que trabajamos, imaginamos, pensamos, llevamos a cabo, construimos, creamos algo de lo que antes no existía y la idea se convierte en una realidad que imita a DIOS. Nosotros somos hechos a la imagen y semejanza de DIOS cada vez que creamos, damos Gloria a DIOS, porque somos como El, en ese momento. Cuando éramos niños, cogíamos un papel en blanco, algunas crayolas, dibujábamos algo y estábamos entusiasmados de que antes en ese papel no había nada y ahora hay algo que proviene de nuestra imaginación, nuestras manos, nuestras crayolas, corríamos a Mamá y Papá y le enseñábamos porque hay algo en crear que es excitante, que nos da una elevación. Años mas tardes construimos casas en árboles y cogíamos las manos de nuestros Hermanos y Hermanas o Padres o Abuelos y le decimos, ¿saben qué? He creado, con tanto entusiasmo. Si tienen algún talento en la cocina, tal vez haz hecho una cena especial o horneado algún bizcocho o “brownies” y decimos, miren, miren lo que hice.

Yo trabajo con parejas jóvenes todo el tiempo, que se están preparando para el Matrimonio y que en su tiempo libre se reúnen en ese Apartamento o en esa casa que vivirán luego de que estén casados y están pintando o quitando el papel tapiz de la pared o haciendo mejoras, esperando por ese día excitante cuando vivirán juntos como Esposo y Esposa y cuando salen de ese Apartamento luego de unas cuantas horas de trabajo, miran hacia atrás y dicen, mira, mira lo que hicimos.

También  todas las masas que apoyan, sus familias, sus esposas, sus hijos, sus familias extendidas a través de su trabajo, y la realización, el cumplimiento de la profundidad que puede recibir de trabajo, si es un trabajo intelectual, ya sea en el trabajo manual, es todo satisfactoria.

En este Día del Trabajo, también miramos al trabajo con cuidado. Sabemos que es bello, sabemos que es satisfactorio, sabemos que es una necesidad, sabemos que imitamos a DIOS cuando trabajamos, así como el creó todo lo que trabajamos, nosotros creamos cosas también en nuestras vidas y nuestras culturas, pero entendemos que el trabajo beneficia la cultura. El trabajo beneficia la moralidad, el trabajo beneficia Familias, el trabajo beneficia la ciencia, beneficia la tecnología. Hay beneficios que el trabajo tiene, pero nunca, nunca, nunca a costa de la creación de DIOS, el Pueblo de DIOS. Nunca. Así es porque somos tan cuidadosos de las condiciones de trabajo, paga justa. ¿Quien está trabajando? ¿Acaso son niños? No deberían estar trabajando, deberían estar en la Escuela. Las condiciones de trabajo y todas las cosas envueltas en el trabajo, tomamos un vistazo de cerca, hacemos seguro de que la persona humana se le está tratando justamente con dignidad y si no, algo se debe hacer por este asunto y esto aún en tiempos medievales, el gremio de los artesanos donde se levantó, las personas que trabajaron en ese tiempo se aseguraban de estar unidos. En nuestros días las uniones que emergen y aún la uniones deben de estarse verificando también para estar seguro de que actúan con justicia y razonablemente con la economía del día y los negocios en los cuales ellos están en comunicación en diálogo y negociaciones. Esa justicia y rectitud debe estar en ambos lados. Las Corporaciones, negocios, gobierno y también en nuestras uniones. La Iglesia siempre ha sido una campeona de la dignidad humana, claro, asegurándose de que los hombres y las mujeres que trabajan y pienso en este momento en todas las Madres y Padres que están con su Familias y construyendo una Familia y nutriendo, amando y apoyando y esto no tiene que ser necesariamente en el sitio de trabajo, pero gran parte de este importante trabajo ocurre bajo el techo de una casa de una Familia y todo este trabajo está bajo la tutela de DIOS todopoderoso, para estar seguro que el trabajo se trata con dignidad y con respeto y que el producto final no es la ganancia, no es un objeto material, pero que las personas trabajan para producir lo que necesitan. Se benefician ellos mismos, benefician a sus Familias, se beneficia la moralidad y la cultura del mundo. Avanza a la Sociedad de maneras positivas. Pero, ante todo, el individuo es supremamente importante y todo este progresos realizados. El trabajo es una cosa buena, DIOS lo hizo, él lo hizo, nosotros lo hacemos, continuaremos a hacerlo, pero lo haremos con dignidad y justicia.

4 de Agosto del 2012

Celebrante: Monseñor Peter Beaulieu

Director de cuidado Pastoral, Hospital San Vicente

Primera Lectura: I Corintios 2:10-16

Salmo  145: 8 – 14

8     Clemente y compasivo es Yahveh, tardo a la cólera y grande en amor;

9     bueno es Yahveh para con todos, y sus ternuras sobre todas sus obras.

10     Te darán gracias, Yahveh, todas tus obras y tus amigos te bendecirán;

11     dirán la gloria de tu reino, de tus proezas hablarán,

12     para mostrar a los hijos de Adán tus proezas, el esplendor y la gloria de tu reino.

13     Tu reino, un reino por los siglos todos, tu dominio, por todas las edades. Yahveh es fiel en todas sus palabras, en todas sus obras amoroso;

14     Yahveh sostiene a todos los que caen, a todos los encorvados endereza.

Evangelio: Lucas 4:31-37

Homilía:

En el primer Libro de la Biblia, el Libro del Génesis, luego del sexto día de la creación, sabemos que DIOS descansó en el sexto día, el Sábado, pero con frecuencia Jesús estaba ocupado los sábados. Frecuentemente durante el Nuevo Testamento, se le acusa de romper la ley del descanso del sábado y aún luego de ser crucificado y muerto. El credo antiguo de los Apóstoles, indica que Jesús descendió a los infiernos y liberó a todos los que estaban

languideciendo allí. Uno de los grandes Padres Latinos de la Iglesia, al menos en mi apreciación, San Ambrosio de Milán, indica, Lucas describe los trabajos de sanidad divina

comenzando los días sábado, para mostrar que desde el principio para demostrar que la nueva creación comienza cuando la vieja creación cesa. Este Obispo Santo de Milán, también nota que Jesús curó al hombre,que está registrado en el Evangelio de hoy y que curará la sueegra de Simón Pedro, una mujer

en el Evangelio de mañana. Tal y como al principio, DIOS los creó hombre y mujer y ahora en la nueva creación, Jesús cura a ambos, hombre y mujer. Jesús habló con autoridad, nos indica San Lucas. No sólo de pasada, sus palabras que tanto elocuente, pero también efectivo. La autoridad es una de esas palabras que pueden tener significados opuestos.

Dependiendo de como se usa, así que actuando y hablando con autoridad, pudiera simplemente significar que tienes el papel oficial en tu mano y que esto te está autorizando alguien más de hablar en su nombre. En el tiempo

de Jesús, los Rabinos siempre estaban citando unos a otros o citando texts sagrados. Pero la palabra autoridad, viene de una palabra del Latín, que significa fuente y de esa es que la palabra autor se deriva.  Personas que hablan con autoridad en este sentido,están hablando por ellos mismos. Ellos son los autores de lo que están diciendo.

Ellos no están citando a alguien más. Jesús habló con autoridad ya que habló desde la persona que era, desde su identidad verdadera. Sus palabras venía de algún sitio y no eran citas. Por esa misma razón, las palabras

de nuestro Señor podían ir hacia alguna parte, como hizo en el Evangelio para hechar fuera a los demonios, liberando a las personas de sus tormentos.

Por Jesús actuar como lo hizo, demuestra que el Hijo de DIOS no está debajo de la ley, pero sobre la ley. Es preferible decir que JEsus era uno con la ley de Moisés, en el sentido que El y el Padre eran uno y el Padre siendo el que da la ley.

Mis queridos amigos en Cristo, en la vida de nuestro Salvador Jesús,vemos la ley de Moisés que fue dado en el Monte Sión y siendo cumplida. No echada a un lado. Una ley no es necesariamente siendo cumplida, cuando es interpretada como la

ley americana interpreta los miles de diferentes detalles. En vez, cualquier ley se está cumpliendo cuando su propósito se realiza. La ley de DIOS se estaba cumpliendo en Cristo, a pesar de las violaciones del descanso sabático, de maneras

que nunca se cumplieron en los fariseos, a pesar de su aparente devoción a la ley y en sus complejidades. las apariencias engañan a menudo demasiado.

5 de Septiembre del 2012

Celebrante: Monseñor Thomas Sullivan, Diócesis de Worcester, USA

Canciller, Diócesis de Worcester

Primera Lectura:  I Corintios 3:1-9

Salmo  33: 12 – 15, 20 – 21

12     ¡Feliz la nación cuyo Dios es Yahveh, el pueblo que se escogió por heredad!

13     Yahveh mira de lo alto de los cielos, ve a todos los hijos de Adán;

14     desde el lugar de su morada observa a todos los habitantes de la tierra,

15     él, que forma el corazón de cada uno, y repara en todas sus acciones.

20     Nuestra alma en Yahveh espera, él es nuestro socorro y nuestro escudo;

21     en él se alegra nuestro corazón, y en su santo nombre confiamos.

Evangelio: Lucas 4:38-44

Homilía:

Ten piedad de mí, Señor Oh! para clamo a ti todo el día. Oh Señor, tu eres bueno y perdonas, lleno de misericordia para todo aquel que te llama.

Mis Hermanos y Hermanas, por los últimos días en estas Misas diarias, hemos comenzado un nuevo ciclo de Lecturas del Evangelio. Hemos comenzado con el Evangelio de Lucas, que hemos estado escuchando por algún tiempo, por lo menos algunas semanas. Es siempre emocionante cuando oímos un nuevo Evangelio, donde puedes ver los primeros cimientos de Jesús en su ministerio público. Hace un par de semanas atrás, las lecturas eran cuando Jesús en su ciudad natal, da su sermón inaugural y coge ese Libro maravilloso del Profeta Isaías y dice: “El Espíritu de DIOS me ha ungido para llevar la buena noticia a los pobres y liberar a los cautivos”, y les dijo: “Y en este día estas palabras se han cumplido en esta audiencia”, o sea que Jesús se ve a si mismo como uno que libera al pobre. En el día de ayer, la escena cambia y el va a Cafarnaúm y comienza a hablar allí y la multitud que estaba allí se encontraban asombrados con su predicación y el se va para echar fuera a un demonio y se va de la sinagoga inmediatamente para echar afuera a un demonio y de nuevo, asombrados con su poder, de su palabras y sus obras. En el día de hoy la imagen se sigue desarrollando cuando cura la Suegra de Simón Pedro. Se está regando la palabra, así que todo el mundo trae a sus enfermos a El y El está imponiendo las manos en todo este pueblo y todos están siendo curados y el demonio viene y lo desafía a El y El echa afuera los demonios también. El se va a orar. Lo vemos haciendo esto todo el tiempo en el desierto, pero lo encuentran y lo traen para atrás porque están hambrientos de esta buena noticia que El esta predicando y por estas obras de poder y luego dice, termina su día predicando en todas las sinagoga del norte en la parte mas al sur de Judea. El enfoque especial de hoy es sobre como Jesús trata a los enfermos.  Tenemos que recordar, como Pueblo de la  Iglesia, que tenemos una misión bien especial con el pobre y el enfermo. Mañana en la mañana será mi privilegio para predicar en la Misa funeral de una de nuestras Hermanas de la Misericordia, la Hermana Mary Mathew, en la Parroquia de Cristo Rey, que tiene un ministerio muy especial a los enfermos y como en su propia manera sencilla muy hermosa, ministra para las personas que nos necesitan. Si Jesús es aquel que cura a los enfermos, la Iglesia tiene que imitar cada uno de sus acciones,

tenemos un compromiso muy especial, como Iglesia hacia las personas enfermas, de la manera cualquiera por el cual estén enfermos. antes de la misa, yo estaba dialogando con una persona acerca de la aflicción de su Esposa que tiene el mal de Alzheimer por espacio de 15 años.

Mi propia Madre tenia Alzheimer por 16 años, antes de que muriera hace 12 años. La persona que ministra a una persona con alzheimer se le llama las 36 horas del día.

Usted simplemente no puede parar, cuidar a la persona pobre que está enferma. En nuestra Sociedad, necesitamos hacer esto mucho mejor.

Pero hay un movimiento en boga en nuestra sociedad para sacar fuera de la vista pública a todas esas personas que son pobres,

o que están enfermas. Simplemente no queremos a un niño, porque ese niño por nacer sería un inconveniente para nosotros, entonces abortamos a ese niño.

En nuestra propia ciudad, no queremos a personas que se nos acerquen a pedir dinero en las calles. Algunas veces se les llama mendigos.

Ahora hay un movimiento para sacarlos fuera de la vista pública, para “eliminarlos”. No queremos ver esas personas que han cometido un crimen, así que los sacamos

afuera y los removemos de la sociedad y los escondemos en las prisiones. Ahora mas reciente, no queremos cuidar al enfermo tanto, aquellas personas que están en estado terminal y

habrá un referendum aquí en Massachusetts en Noviembre para el suicidio asistido. Hemos ido hacia abajo como sociedad, esta resbaladiza bajada de elecciones.

Remuevan las cosas que son inconveniente para nosotros y escóndalos afuera. Guarden al pobre, guarden escondido al enfermo.

Pero este no es Je’sus, esto no es lo que El hizo. El abrazó al enfermo, el fue hasta cada uno de de ellos, imponiendole las manos, curándolos y nosotros la iglesia debemos ser tan osados como para ser bien pro-vida

como elevar la santidad de toda la vida humana, nacido o sin nacer que traemos y los pobres y los enfermos

y llamarlos a nosotros y curarlos y sanarlos. Por eso en este día vamos vamos a orar y recodar que debemos ser líderes audaces, para la vida, siempre, siempre pro-vida, nunca pro-muerte.

Toda manifestación concebible debe lleavarse a cabo. Debemos ser ardientes defensores de la vida que está cada día mas secularizada, mas entretenida.

¿Qué puede hacer la sociedad por nosotros? Desinterés en vez de egoismo. Este es el Espíritu del Evangelio.

Ir a página de inicio

Ir a página de inicio
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: