Posteado por: lay11 | 3 septiembre, 2012

Homilías Semana del 28 – 31 de Agosto del 2012

28 de Agosto del 2012

Celebrante: Padre David Doiron, Diócesis de Worcester, USA
St. Columba, Paxton

Primera Lectura: II Tesalonicenses 2:1-3, 14-17

Salmo  96: 1 – 5
1     ¡Cantad a Yahveh un canto nuevo, cantad a Yahveh, toda la tierra,
2     cantad a Yahveh, su nombre bendecid! Anunciad su salvación día tras día,
3     contad su gloria a las naciones, a todos los pueblos sus maravillas.
4     Que grande es Yahveh, y muy digno de alabanza, más temible que todos los dioses.
5     Pues nada son todos los dioses de los pueblos. Mas Yahveh los cielos hizo;

Evangelio: Mateo 23:13-22

Homilía:

En el medio de la Iglesia, el abrió su boca y el Señor lo llenó con un Espíritu de sabiduría y entendimiento y lo vistió con un manto de gloria.
Mis Hermanos y Hermanas, venimos a reunirnos como un Pueblo de fe, en este día de la Fiesta de San Agustín. El cambió su vida y con toda su mente, cuerpo y alma siguió los pasos de Jesús.
Para esos tiempos cuando fracasamos en seguir esa invitación y en su lugar seguimos nuestros propios caminos, muchas veces egoístas, recordamos nuestros pecados.
En esta mañana las Lecturas nos están llamando a examinar lo que externo y lo que es interno. Lo que es de afuera y lo que es de adentro. Nos quedamos muy atrapado de lo que está fuera. Solo pensar en el clima de esta mañana. Si está lloviendo, es mejor que traigas tu sombrilla o tu capa o algo como un abrigo. Somos conscientes de lo que está fuera. Si está muy frío si está muy caliente. Las personas de invierno se van a Florida para escapar del frío. En el verano las personas se mueven al norte para escapar del calor. Nos afecta lo de afuera y el juicio.  Juzgamos a las personas de como guían o la casa en que viven o los niños que van a las mejores escuelas, juzgamos a los niños si tienen buenos modales, si son respetuosos de sus adultos, decimos de eso podemos decir mucho. Jesús dice, sean cuidadosos acerca de eso. Lo que era esencial era amar a DIOS y a tu prójimo. Ese es el núcleo, esa es la constitución. Miren lo que le pasó a la constitución americana, tantas generaciones y tenemos estas pequeñas reglas y regulaciones. Miren las leyes de contribuciones. Miren cada pueblo, tiene estas leyes menores. Tan llenos de leyes. Jesús dice, sean cuidadosos, pudieran estar siguiendo a los que son pequeños, perdiendo a los grandes. Los fariseos creían que toda la nación Judía, debían ser una clase sacerdotal y debían actuar de como los sacerdotes y debían seguir todas las reglas de los sacerdotes. Lavarse antes de comer. Lavar todos los platos. Comportarse como lo hacen los sacerdotes cuando están adorando y cuidando el Templo. Ellos creían que todo el mundo. Por eso tenían todas estas pequeñas reglas. Podemos ver lo que ellos están haciendo mal, pero no sabemos si nuestro trabajo difícil termina con las mismas cosas. Decimos, mira se parece a la imagen del infierno. Se parece a la imagen del infierno hasta el día en que muere. Cae muerto. Pero dicen que se ve maravilloso, porque en su exterior si lo parecía. Pero que es lo que pasa con la medicina? La medicina quiere ir adentro hacia el exterior. Tomar el pulso, cogen el estetoscopio para oír a tu corazón y a tus pulmones.  Tienes que hacerte un MRI o un ct scan, porque están tratando de ver si el interior está tan bien como el exterior. Están tratando de tener un balance y en esto Jesús trae lo fuera de balance. La cultura se está volviendo muy legalista y esto tiene la tendencia como lo tiene toda cultura en todos los tiempos, todos tenemos tentaciones. Estamos muy ensimismados en nuestras pequeñas reglas. Las personas están haciendo el rosario todo el tiempo, guiando el carro a 90 millas por hora y cortando a todo el mundo. Llegan al parking de la Iglesia y salen de la Iglesia y se creen que van a tener mas peso que cualquier otra persona. Ves, tenemos que balancear esto. Para Jesús es que es lo que está habiendo en el corazón. El corazón es el lugar central. Está el corazón lleno de caridad y perdón, compasión. ¿Está el corazón conectado a la cabeza? ¿Te está motivando a hacer las cosas que son correctas? Si tu eres uno de los privilegiados, si tu eres uno de los menos del 1 %, si estás en el barco grande, en el yate grande, son reglas del océano, que si estás en un barco grande tienes que tener cuidado con aquel que está en el bote de remos, tienes que tener cuidado con aquel que está remando la canoa. Los que están en el barco grande deben de cuidar de los otros y tenemos que tener cuidado de no hundirlos. Debemos de ser conscientes de los otros. Seamos cuidadosos cuando juzguemos a otros. No debemos quedarnos atrapados en el juicio de cosas externas y ¿cómo lo hacemos? Tenemos que tener cuidado de lo que comemos. Recuerden que Jesús ha estado diciendo en los últimos tres a cuatro semanas que tengamos cuidado de lo que comemos. Comamos la comida que nos da la vida. No solo porque entra a un restaurante y ves la vajilla perfecta y todo el mundo ve la decoración, la atmósfera y que si la comida es malísima? Se ve todo bonito, pero y que, si la comida es horrible y que si también no es buena para ti?  Jesús nos está diciendo, sean cuidadosos de comer la comida correcta. La comida que va directamente a tu corazón. Esta es la Eucaristía valientes en algunos momentos. a que celebramos todos los días. Estén seguros de que esto te está llenando, haciendo a tu corazón mucho mas compasivo, mucho mas abierto a las personas, mucho menos el juzgar. No se queden atrapados, como indica San Pablo, en el chisme de hoy en día. Es difícil hacer esto hoy en día hasta que salgamos de este año de elecciones. Todas esas cabezas que hablan, nos están tratando de convencer, tengan cuidado de lo que guardamos en nuestro corazón y nuestros corazones. Estemos seguro de que el alimento que comemos nos está haciendo mejores personas, mas abiertas, mas perdonadoras, menos juzgadoras, en nuestras familias. No es la casa, sino el hogar que se provee internamente. Es lo que está sucediendo dentro de la casa, que es lo que realmente cuenta. No es tanto lo externo sino lo que está pasando internamente. Aún con nuestros niños. con nuestros mayores, es lo que está pasando internamente. Si el interior está sano, Jesús dice, si el corazón está saludable entonces todo el cuerpo estará bien. Inspirándonos en el ejemplo de San Agustín en el día de hoy, que a través de él,     desperdició en cuerpo y alma en una vida disoluta, pero cuando cambió su forma de ser, el tenía esa misma energía, ese entusiasmo para lo que lo iba a llenar ahora desde el interior y haciendo eso saludable y una vez mas tratando de seguir los pasos de Cristo invitándonos a nosotros también a hacer lo mismo.

30 de Agosto del 2012

Celebrante: Obispo George Rueger, Diócesis de Worcester, USA
Obispo Auxiliar Retirado de Worcester

Primera Lectura: Jeremías 1:17-19

Salmo  71: 1 – 6, 15, 17
1     A ti, Yahveh, me acojo, ¡no sea confundido jamás!
2     ¡Por tu justicia sálvame, libérame! tiende hacia mí tu oído y sálvame!
3     ¡Sé para mí una roca de refugio, alcázar fuerte que me salve, pues mi roca eres tú y mi fortaleza.
4     ¡Dios mío, líbrame de la mano del impío, de las garras del perverso y del violento!
5     Pues tú eres mi esperanza, Señor, Yahveh, mi confianza desde mi juventud.
6     En ti tengo mi apoyo desde el seno, tú mi porción desde las entrañas de mi madre; ¡en ti sin cesar mi alabanza!
15     publicará mi boca tu justicia, todo el día tu salvación.
17     ¡Oh Dios, desde mi juventud me has instruido, y yo he anunciado hasta hoy tus maravillas!

Evangelio: Mateo 23:23-26

Homilía:

Mis amigos, en esta primera Lectura del día de hoy, San Pablo en sus palabras bellas, da gracias a DIOS por la comunidad de personas de fe. No hace mucho, recuerdo que una Mujer me dijo que sentía que estaba segura de que su Pastor iba a ser transferido. Diciéndome, ¿sabe qué Obispo?, yo lo extrañaré y las personas van a llorar, pero tengo que ser honesta en no decir, que vamos a poder continuar, porque él nos ha facultado, el nos ha demostrado lo que somos nosotros, en el plan completo de DIOS. Muchas veces, pensamos que una Parroquia es algo del cual pertenecemos, pero es mas que eso. La Parroquia es algo del cual somos parte de ella. Tenemos relaciones interpersonales con las otras personas. Se convierte en Familia. El Sacerdote, el Padre de nuestra Parroquia está bien orgulloso y las personas echan hacia adelante, trabajan las unas con las otras, oran y se sacrifican. ¿Saben mis amigos? se convierte en una comunidad de fe, donde no tenemos que orar la Palabra tan alto, porque la estamos viviendo. Por eso dice San Pablo, Oh DIOS! estoy agradecido! Porque me has dado a estas personas. Las personas que San Pablo está a cargo, lo han conocido por un largo tiempo, ahora el se ha abierto a ellos, los misterios del amor de DIOS. Ahora saben que son el pueblo de DIOS y que algún día verán a DIOS en toda su gloria. Ellos conocieron los sacramentos, ellos sabían que cuando el agua se vertió, DIOS se convirtió en su Padre y Cristo su Hermano y ellos se convirtieron en Templos del Espíritu Santo. Una Parroquia verdaderamente vivida, es un Cristo vivo. Nosotros casi sentimos la presencia, por el apoyo, la fuerza que las personas en esa Parroquia se dan los unos a los otros. En el día de hoy, esa primera Lectura fue todo acerca de eso. Un recordatorio de que todos nosotros somos parte de la Parroquia.  Mientras un Sacerdote tiene un rol único, el es el líder Espiritual y todas las personas en esa Parroquia son vitales, esenciales e importantes. Cuando llegamos al Evangelio del día de hoy, hemos oído ese Evangelio anteriormente, acerca del buen Mayordomo, que cuido a su casa., pero acerca del mal Mayordomo, verán, el mal Mayordomo no tenía sentido de responsabilidad. El mal Mayordomo estaba con coraje y no estaba allí para sostener, fortalecer a las personas. El Evangelio de hoy nos recuerda de algo que es muy cierto. Las personas religiosas tiene una tendencia de a pensar en el pasado y del futuro. Recordamos el pasado porque nos acordamos lo que DIOS ha hecho. Que afortunado somos de lo que DIOS ha hecho con nosotros en el pasado. Pensamos en el futuro, porque algún día estaremos viviendo con DIOS en el gran Reino de los Cielos. Algunas veces proyectamos nuestras esperanzas al futuro, pero mis amigos, de lo que se trata ese Evangelio es que aprovechemos el día, “carpe diem”. ahora mismo es lo que importa, porque ahora mismo DIOS está interactuando con nosotros y las personas que conocemos, las personas que tenemos que perdonar, las personas a las cuales le tenemos que dar de comida, las personas que tenemos que darle apoyo. Verán, estamos en esa dinámica ahora mismo y de eso se trata el Evangelio y aunque seamos personas religiosas y pensemos en el pasado y pensemos en el futuro, es ahora que estamos trabajando nuestra salvación. Es ahora que tenemos que ser un sentido de fe, de valor y de esperanza a otras personas. Esta semana abrieron nuestras escuelas.  Muchos de nuestros jóvenes van a Escuelas públicas, algunos a Escuelas privadas o Escuelas autónomas. Muchos de nuestros Padres hacen grandes sacrificios para enviar a sus hijos a una Escuela Católica, pero una Escuela Católica se supone que sea una Comunidad. Una Comunidad de fe, donde nuestros jóvenes aprenden a trabajar juntos, en la construcción del Reino de los Cielos. Es el principio de lo que ustedes y yo se trata a través de nuestra vida adulta. Nos podemos preparar de muchas maneras. Hay personas en nuestras Parroquias, Instructores de educación religiosa que constantemente están
tratando de enseñarnos que no estamos aquí para el aquí y él ahora, para los placeres diarios, para la gratificación de la carne. Estamos aquí para ser constructores del Reino. Somos la Iglesia. Una vez se dijo, por el primer Obispo de nuestra Diócesis, un hombre de extraordinaria sabiduría, el dijo, recuerda lo que un gran Teólogo dijo una vez, no veo ninguna diferencia entre Cristo y la Iglesia de Cristo. Ustedes son la Iglesia. Ustedes son el Cristo viviente en el mundo. Así que mis amigos, todos los días se le recuerda de lo que DIOS le tiene preparado a ustedes y ustedes están en el día de hoy trabajando para ser dignos de eso. Todos los días ustedes son los Mayordomos y todos los días DIOS te llama para rendir cuenta de como has sido Él, en el mundo en que vives.

31 de Agosto del 2012

Celebrante: Monseñor Robert Johnson, Diócesis de Worcester, USA
Catedral de San Pablo en Worcester

Primera Lectura: I Corintios 1:17-25

Salmo  145: 2 – 7
2     todos los días te bendeciré, por siempre jamás alabaré tu nombre;
3     grande es Yahveh y muy digno de alabanza, insondable su grandeza.
4     Una edad a otra encomiará tus obras, pregonará tus proezas.
5     El esplendor, la gloria de tu majestad, el relato de tus maravillas, yo recitaré.
6     Del poder de tus portentos se hablará, y yo tus grandezas contaré;
7     se hará memoria de tu inmensa bondad, se aclamará tu justicia.

Evangelio: Mateo 25:1-13

Homilía:

En el día de hoy, mis Hermanos y mis Hermanas, hemos aclamado en las cumbres, “la tierra está llena de la bondad del Señor”. Haciendo esto somos retados a tomar de nuevo las cuentas de las cosas de DIOS, el dominio, el reino de DIOS. Porque en efecto, las hermosas Lecturas presentadas a nosotros para nuestra consideración y reflexión por San Pablo a los Corintios  y el Evangelio de San Mateo, nosotros somos invitados, nosotros en efecto somos desafiados a tomar cuenta de las cosas buenas de DIOS. En la primera Lectura del día de hoy, nos encontramos la vieja paradoja de la Cruz, que en el sufrimiento es que encontramos la Gloria. En la muerte, encontramos la vida. En la dificultad, encontramos la fortaleza. Y Pablo centraliza para nosotros la cruz, como la gran invitación para tomar en cuenta nuevamente, las cosas de DIOS. Como Pablo proclama y predica, nosotros somos invitados en esa gran dinámica que muchos de nosotros sabemos algo al respecto, ya que mientras maduramos en esta vida, nos movemos de la adolescencia a la adultez, mientras nos movemos a tomar responsabilidad de nuestras vidas, a través de nuestro liderazgo, nuestro Matrimonio, nuestra Educación, sabemos que para poder ser lo mas competentes y llenos, sabemos que hay una parte de nosotros que tenemos que dejar atrás. En otras palabras, nos movemos de nuestro egocentrismo de nuestra niñez a un sitio que reconoce que hay otros en el mundo y que nuestra gran responsabilidad, no es solo servirnos a nosotros mismos, pero también es servir a los demás. Permitirnos ser vaciados solo un poco, abrazamos la realidad de lo que la cruz nos llama a ser y hacer en este mundo. La Sabiduría de DIOS es personificado en la persona de Jesús, que viene no como un gran guerrero o como aquel que vence con el poder y la fuerza, pero uno que sirve con humildad y su muerte y llama a sus personas a hacer lo mismo. De no ser llenos de uno mismo, pero vaciarnos nosotros en servicio a otros. Esa invitación continúa en el Evangelio de hoy, se plantea la pregunta, ¿qué significa ser sabio? En nuestro bautismo, una vela se prendió de la vela de la pascua, el Sacerdote o el Diácono dice mientras le encarga esa vela a los Padres y la Padrinos, exhortándolos que la luz que se la ha encargado debe continuar alumbrando brillantemente, ya que esto ha sido iluminado por Cristo mientras caminan como Hijos de la Luz y mantener la flama viva en su corazón para cuando nuestro Señor venga el haga el encuentro con todos los Santos en el Reino Celestial. Este gesto significativo, esta señal y símbolo importante, acompaña nuestro Bautismo, es uno de tomar en cuenta acerca de DIOS y las cosas de DIOS. Estamos invitados a darnos cuenta de que en efecto, la Tierra esta llena, llena de la bondad del Señor. Si realmente queremos saber lo que se nos ha prometido y lo que se espera de nosotros en ese momento ritual, la historia del Evangelio nos ayuda a entenderlo de una manera completa. El novio en la historia es Jesús y aquellos que esperan por su regreso son miembros de la Iglesia. Aquellos que están alertas, aquellos cuyas lámparas están encendida brillantemente, son aquellos cuyas obras los han preparado para saludar con gozo al Señor cuando al final venga. En otras palabras, los sabios son aquellos que están preparados. Ellos han tomado en consideración a DIOS y las cosas de DIOS en el mundo. Ellos se han vaciado a ellos mismos del yo y se han permitido existir y servir a otros en gozo. Aquellos que están alerta, aquellos cuyas lámparas están iluminando brillantemente, son los que se le ha permitido la entrada al banquete.  Aquellos cuyas lámparas se han gastado, que esperan hasta el último minuto que no toman en cuenta las cosas de DIOS o las realidades de DIOS y dicen, Oh! yo me encargaré de eso cuando llegue el momento, en última instancia son excluidos.
Si el aceite se encuentra por nuestras buenas acciones, entonces son un bien que no se puede compartir con aquellos que no la tienen.  ¿Este es uno difícil, verdad?  que si nuestras buenas obras, aquellas que nos preparan para el Reino de los Cielos al final de los tiempos, en el último día, no es algo que podamos dar simplemente a otro. Nosotros, cada uno de nosotros se le reta a estar preparado cuando el Señor nos llame y la Liturgia Bautismal en el cual se ha pasado la vela, nos recuerda de los retos y la llamada a la sabiduría y a la santidad. Es de nosotros cada día de nuestras vidas. Estamos llamados con nuestro auto vaciado y nuestro servicio a otros, permitiendo que esas obras que iluminen brillantemente frente al Señor, para prepararnos al Reino y para prepararnos para las coas de DIOS. Nos ayuda en este mundo recordar cada día de nuestras vidas a través de nuestros servicios, nuestras oraciones y nuestra adoración, que pertenecemos a DIOS, que iremos a DIOS, que últimamente queremos ser parte de ese banquete celestial, no ser excluidos, que no se nos impida la entrada, pero estar preparados cuando el novio llame. Así que mis Hermanos y Hermanas, en fe, en gozo, en humildad y en amor, abrazamos la cruz que nos lleva a ese camino. Abrazamos a las cosas de DIOS y aclamamos con los Salmistas en el día de hoy, “el mundo está lleno de la bondad de DIOS”.

Ir a página de inicio

Ir a página de inicio
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: