Posteado por: lay11 | 22 junio, 2012

Homilías del 19 – 22 de Junio del 2012

19 de Junio del 2012

Celebrante: Monseñor Robert Johnson, Diócesis de Worcester, USA
Catedral de San Pablo, Worcester

PRIMERA LECTURA
Has hecho pecar a Israel
Lectura del primer libro de los Reyes 21, 17-29

Sal 50, 3-4. 5-6a. 11 y 16
R. Misericordia, Señor: hemos pecado.

Misericordia, Dios mío,
por tu bondad,
por tu inmensa compasión borra mi culpa;
lava del todo mi delito,
limpia mi pecado. R.

Pues yo reconozco mi culpa,
tengo siempre presente mi pecado:
contra ti,
contra ti solo pequé,
cometí la maldad que aborreces. R.

Aparta de mi pecado tu vista,
borra en mí toda culpa.
Líbrame de la sangre,
oh Dios, Dios,
Salvador mío,
y cantará mi lengua tu justicia. R.

EVANGELIO
Amad a vuestros enemigos
Lectura del santo evangelio según san Mateo 5, 43-48

Homilía:

Se misericordioso, oh DIOS, ya que hemos pecado.
Al principio del siglo pasado, había un escritor religioso, alguien que escribía en la naturaleza de la religión mas que un pensador religioso o Teólogo, llamado Rudolph Otto. Otto describiendo las prácticas religiosas e implentaciones, el habló acerca del “mysterium tremendum” y el “mysterium fascinosum”. El misterio tremendo y el misterio fascinante. Lo que Otto quería nombrar es que hay tanto de experiencia religiosa, tanto de nuestro conocimiento como cristianos para hablar de DIOS y de Jesús que permanece oculto en el misterio. Sin embargo, en nuestras oraciones, en nuestras alabanzas, en nuestros servicios confrontamos y nos encontramos muchas veces de una manera íntima. Eso es el misterio tremendo, eso es el misterio fascinante. Las lecturas del día de hoy, estas bellas lecturas tomadas del Evangelio de San Mateo y del Libro de Reyes, habla de solo un sitio donde las personas de fe se encuentran con DIOS en ese misterio tremendo y fascinante. DIOS se revela a si mismo como ningún otro. DIOS se revela a si mismo y se establece además como ningún otro ser humano. En vez de buscar venganza en contra de aquellos que no están de acuerdo con él, buscando eliminar a sus enemigos y  a aquellos que desean destruirlo. El misterio del amor y la vida de DIOS llega a la humanidad, llega a su creación moviéndolos para atrás hacia el. DIOS le dice a Elías, ¿haz visto como Ajab se ha humillado a si mismo delante de mi? ya que se ha humillado a si mismo delante de mi, no traeré a la maldad en su tiempo. El Señor se aplaca siempre el castigo que desea infligir a su Pueblo por sus infidelidades. Solo una pequeña luz girando, solo un pequeño arrepentimiento, el Señor ve en los corazones y los llama para atrás, en amor, como si nada hubiera pasado. También en el Evangelio mientras que Jesús habla a sus discípulos, basicamente dice, todo lo que ha venido anteriormente es bien importante, sin embargo, lo que le digo a ustedes es que también amen a sus enemigos, oren por aquellos que les persiguen. Ya que el sol sale para los malos y los buenos y para los justos e injustos, pero tu DIOS te llama a un plano superior.  Tu DIOS existe en un plano superior. El DIOS que necesitas es el DIOS reconciliador, de perdón y de amor. Así que en este misterio tremendo y fascinante, ¿cuál es el DIOS que encontramos? encontramos al DIOS de la misericordia, encontramos el DIOS reconciliador y el DIOS que quiere que las personas vivan, no que perezcan y que lo conozcan y que lo amen y hacerlo íntimamente y perfectamente. Mientras DIOS nos llama a este conocimiento, mientras lo conocemos en esta postura misteriosa, misericordiosa y amorosa no importa lo que hayamos hecho, no importa cuanto hemos torturado y matado y alejado a las personas de DIOS, nos llama para atrás, en esa misericordia, ¿porqué? para que podamos ser esa misericordia. No es suficiente para nosotros que lo experimentemos, celebremos que lo poseamos y decir, yo me siento tan maravilloso ahora porque DIOS me ha perdonado, me ha reconciliado, pero también estamos llamados a ser esa misericordia. Ser ese misterio tremendo y fascinante, ser un portador de esa reconciliación y amor en el mundo. Sed perfecto como su Padre que está en el cielo es perfecto. Sean misericordiosos como nuestro Padre en el cielo es misericordioso. Sean justos como nuestro Padre en el cielo es justo. Esto es por lo que ustedes y yo oramos. Es por lo que vivimos. Si verdaderamente encontramos a DIOS en ese misterio fascinante y tremendo, en nuestros corazones, en nuestras alabanzas, en nuestras oraciones, en nuestras buenas obras, también podemos traer esa luz al mundo. Eso es lo que hacemos en el día de hoy y el porque venimos a esta mesa Eucarística, a recordar, a reflexionar y para integrar, las palabras de DIOS, el desafío de DIOS, la misericordia de DIOS a nuestras vidas, para que seamos esa misericordia, ser esa reconciliación, ser ese amor. Se misericordioso, oh Señor!  ya que hemos pecado.

20 de Junio del 2012

Celebrante: Padre Charles Dumphy, Diócesis de Worcester, USA
Pastor Retirado de la Diócesis de Worcester

PRIMERA LECTURA
Los separó un carro de fuego, y Elías subió al ciclo
Lectura del segundo libro de los Reyes 2. 1. 6-14

Sal 30, 20. 21. 24
R. Sed fuertes y valientes de corazón, los que esperáis en el Señor.

Qué bondad tan grande,
Señor,
reservas para tus fieles,
y concedes a los que a ti se acogen a la vista de todos. R.

En el asilo de tu presencia l
os escondes de las conjuras humanas; l
os ocultas de tu tabernáculo,
frente a las lenguas pendencieras. R.

Amad al Señor,
fieles suyos;
el Señor guarda a sus leales,
y a los soberbios les paga con creces. R.

EVANGELIO
Tu Padre, que ve en lo escondido, te recompensará
Lectura del santo evangelio según san Mateo 6, 1-6- 16-18

Homilía:

Buenos Días. Nos hemos reunidos en esta mañana en este primer día de verano, aquí en esta Capilla de Nuestra Señora, ustedes en sus casas, nos reunimos en nuestra fe, en nuestra esperanza en DIOS y nuestro amor por DIOS,  no importa donde se encuentren. Así que comenzamos con la señal de su amor por nosotros, en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.
Las preguntas que vienen y van, especialmente acerca de los jóvenes y con los programas de educación, ¿qué es un buen católico?, ¿un buen cristiano? Si nos preguntan a nosotros podríamos ser capaces de decir, bueno, yo guardo los mandamientos, yo no robo, yo no miento, yo básicamente vivo una buena vida, yo oro, yo voy a Misa o ustedes en su casas podrían decir, yo no puedo llegar a la Misa, pero oigo la Misa y oro en la Misa con la televisión, básicamente puedo decir que soy una buena persona. Yo guardo las reglas. Desde un punto de vista y honestidad eso nos hace ser buenos cristianos buenos católicos. Pero Jesús ofreció un reto mayor durante su vida, el famoso Sermón de la Montaña, que está en el Evangelio de San Mateo, capítulos 5, 6 y 7. Jesús da un reto para aquellos que lo siguen y comienza con las bienaventuranzas. Las actitudes que deben estar en cada uno de nosotros, que es que somos personas pobres en Espíritu, somos misericordiosos, somos trabajadores por la paz y así sucesivamente y va mas allá de eso. De hecho los Evangelios de ayer y el lunes, los Evangelios nos recuerda y habla de lo que las personas decían en ese tiempo y que es lo que diríamos en este tiempo. Dice, se espera de que ames a tu prójimo, odia a tu enemigo, ojo por ojo y diente por diente. Eso parece justo. Pero Jesús quiere que vayamos mas allá que esto. En las noticias del domingo por la noche. el comentarista estaba entrevistando a una mujer de Birma que básicamente estaba prisionera en su casa por 15 o 20 años porque ella estaba en contra del Gobierno opresor. Así que la dejaron encerrada. Ella podía irse del País si quería pero nunca podía regresar. Así que quedó allí en su propia casa. Recientemente ella se fue para Noruega, para recibir el Premio Nobel de la Paz. El entrevistador le dijo a ella, esta usted enojada, tiene odio, quiere venganza para estas personas que fueron tan opresores de su vida y ella dijo, no. La comparación fue hecha de ella y Nelson Mandela que también fue prisionero en Sr Africa por años y años y cuando salió esperaban de el que explotara del confinamiento, condenará el Gobierno, Ambos prisioneros, Mandela que era Cristiano y la otra Mujer, creo que era Budista, no estoy seguro, no tenían coraje, estaban perdonando a las personas. Ellos tenían el mensaje de Jesucristo. No es ojo por ojo, No te pongas a la par, perdona. Como él te perdona a ti y a mi, con todo nuestros pecados. Aún cuando cometa ese pecado frecuentemente, si realmente tengo arrepentimiento, de nuevo, Jesús me perdona y si soy un seguidor de Jesús, tengo que ser una persona de perdón, una persona de amor. En el Evangelio de hoy el continúa dando consejos en como vivir tu vida. El dice que cuando tu das limosna a aquellos en necesidad, cuando tu ayunas, cuando tu oras no lo hagas afuera en el público donde todo el mundo puede verte y alabarte, tu no oras a DIOS o haces el bien a otros para mostrarte, o por miedo, si no hago esto, que me pasará a mi? Lo hacemos por amor. Debemos amar a DIOS con todo nuestro corazón, todo nuestra mente con toda tu alma y amar a tu prójimo como a ti mismo. Como San Juan escribió, que DIOS es amor y donde hay amor ahí está DIOS.  Así que con el amor que le tenemos a la Familia, por amigos y por nuestro mundo, invitamos a DIOS a que escuche nuestras plegarias y que responda como El sabe mejor.

21 de Junio del 2012

Celebrante: Obispo George Rueger, Diócesis de Worcester, USA

PRIMERA LECTURA
Elías fue arrebatado en el torbellino, y Eliseo recibió dos tercios de su espíritu
Lectura del libro del Eclesiástico 48, 1-15

Sal 96, 1-2. 3-4. 5-6. 7
R. Alegraos, justos, con el Señor.

El Señor reina,
la tierra goza,
se alegran las islas innumerables.
Tiniebla y nube lo rodean, justicia y derecho sostienen su trono. R.

Delante de él avanza fuego,
abrasando en torno a los enemigos;
sus relámpagos deslumbran el orbe,
y, viéndolos, la tierra se estremece.R.

Los montes se derriten como cera
ante el dueño de toda la tierra;
los cielos pregonan su justicia,
y todos los pueblos contemplan su gloria. R.

Los que adoran estatuas se sonrojan, los que ponen su orgullo en los ídolos;
ante él se postran todos los dioses. R.

EVANGELIO
Vosotros rezad así
Lectura del santo evangelio según san Mateo 6, 7-15

Homilía:

Le damos la bienvenida a esta Misa televisada que proviene de La Catedral de San Pablo. En el día de hoy celebramos la Fiesta de San Luis Gonzala o en inglés San Aloysius Gonzaga. Tenemos una Iglesia llamada por San Aloysius en la ciudad de Rochdale. Luis o Aloysius proviene de una familia noble y ciertamente pudo haber heredado una gran riqueza, pero se enamoró de DIOS, así que en una edad muy temprana, se unió a los Jesuitas y a una edad muy joven, a la edad de 23 años, el estuvo trabajando con personas que tenían la plaga, personas que estaban envueltas con la plaga. Así que le pidió a su Superior permiso para trabajar con los enfermos y debido a que hizo eso el se enfermó. El que era un escolar, dejó las enseñanzas y se dedico a trabajar por los enfermos y murió a esa edad de 23. Lo digo en el día de hoy, debido a que él es el Patrón de los Niños y ya que comenzamos la temporada de verano, le pedimos a DIOS que proteja a todos nuestros niños de daño alguno y que los ayude a recrearse en el verano, pero que estén seguros. Así comenzamos pidiendo perdón a DIOS por todos nuestros pecados.
Mis amigos, en la Primera Lectura del Libro de Sirac, tenemos a dos Profetas en el Viejo Testamento, Eliseo es uno de ellos y las cosas que son interesantes en esta Primera Lectura es que mencionan Resurrección de los muertos, el Juicio Final, las personas que se unen nuevamente a través de la Reconciliación. Ambos Profetas indicaron en esa Primera Lectura, ayúdanos a entender a Cristo un poco mejor debido a que cuando las cosas sucedían en la vida de Cristo no sucedían todo de momento. En el Libro de Sirac, que vino muchos años antes de Cristo, estos dos Profetas, sugerían las cosas que iban a transpirar debido al Señor Jesús. Pero en el día de hoy, la cosa mas bella para ustedes el recordar es ese bello Evangelio. Durante la semana, nosotros los Sacerdotes tenemos que leer el breviario todos los días. Nosotros estamos leyenda las lecturas de San Ciprián, que fue un Obispo y en sus lecturas habla del Padrenuestro, pero lo mas que quiero decirles a ustedes en el día de hoy ya que para ustedes lo conocen desde niños, es que recuerden que es la Oración del Señor. Cristo dijo esas palabras. Así que cuando las recitas calladamente, silenciosamente, recuerda que Cristo está dentro de ti y tu estás con Cristo, es un momento de unión y tu das voz de Cristo. Ya que estás pronunciando, repitiendo, su Oración!  a su Padre que está en el cielo. En esa oración que dices calladamente y de manera lenta, existen los cuatro elementos de la Oración. Porqué oramos? Hay cuatro razones para esto. Número uno es para adorar a DIOS, esto es quizás muy poderoso en el Padre Nuestro. Nosotros oramos para agradecer a DIOS. Oramos para decirle a DIOS que estamos arrepentidos de nuestros pecados. Oramos para que seamos perdonados. Las razones para cualquier tipo de oración, está explicado muy bellamente en esa oración el Pater Noster. Es en esta oración que tu adoras a DIOS, llamándolo “Nuestro Padre” y recordando que mientras dice la oración calladamente a ti mismo estas siendo la voz de Cristo ya que fue Cristo el que nos dio esta oración. Fue su Oración y ahora es de nosotros. Es en esta oración que se nos recuerda que debemos perdonar a otros. Si perdonamos, tenemos que dejar ir. Tenemos que continuar con la vida. Es tan fácil en estos días tener juicios. LAs personas hacen algo y casi sin pensarlo decimos en nuestra mente, “que estúpido”, “esa persona está solo haciendo eso para presumir. Hacemos juicios. Lo hacemos bien rápido y es por esto que tenemos que recordarnos, “perdónanos nuestras ofensas”, perdona DIOS las coas que hemos hecho. Es entonces que nosotros damos ese mismo perdón a otros de manera incondicional a otras personas. Decimos nuestras propias palabras de nuestro corazón a DIOS. Le pedimos que ayude a miembros de nuestras familias que están enfermas. Pedimos trabajo para aquellas personas que lo necesitan. En nuestro corazón, tenemos muchas cosas que decir al Señor cuando paramos y le hablamos a él en Oración. Pero sobre todo, cada día debemos encontrar un tiempo de silencio, debemos parar, debemos parar el motor y decir, ven Señor, ven dentro de mi, déjame darle voz a la oración que tu nos distes.

22 de Junio del 2012

Celebrante: Monseñor Edmond Tinsley, Diócesis de Worcester, USA
Casa de Nazaret para Niños

PRIMERA LECTURA
Ungió a Joás, y todos aclamaron: ¡Viva el rey!
Lectura del segundo libro de los Reyes 11, 1-4.9-18. 20

Sal 131, 11. 12. 13-14. 17-18
R. El Señor ha elegido a Sión, ha deseado vivir en ella.

El Señor ha jurado a David
una promesa que no retractará:
«A uno de tu linaje
pondré sobre tu trono.» R.

«Si tus hijos guardan mi alianza
y los mandatos que les enseño,
también sus hijos, por siempre,
se sentarán sobre tu trono.» R.

Porque el Señor ha elegido a Sión,
ha deseado vivir en ella:
«Ésta es mi mansión por siempre,
aquí viviré porque la deseo.» R.

«Haré germinar el vigor de David,
enciendo una lámpara para mi Ungido.
A sus enemigos los vestiré de ignominia,
sobre él brillará mi diadema.» R.

EVANGELIO
Donde está tu tesoro, allí está tu corazón
Lectura del santo evangelio según san Mateo 6, 19-23

Homilía:

La luz del cuerpo es tener ojos sanos. Nosotros mismos buscamos tener sanos los ojos. Tenemos que tener cuidado a donde miramos. Recuerden a David. El era el niño pastor humilde, con un poco probable subir al poder, fuera de la obscuridad. El fue el asesino del gigante, un cantante de Salmo y ferviente seguidor de DIOS, un hombre detrás del camino de DIOS. David extendió las fronteras de su nación, derrotaba a los enemigos con destreza en la batalla y ganó la admiración y lealtad de todo el País. Pero David tenía un defecto de carácter. El talón de Aquiles para este gran héroe era que sus ojos miraban de manera lujuriosa a Betsabé, la esposa de otro hombre. Siguió de lujuria al adulterio, al engaño, mentiras y traición y finalmente complicidad en asesinato. Sus ojos lo traicionaron y el traicionó a su amigo mas cercano, sus valores mas cercanos y su DIOS. La avaricia se apoderó de él. Aquí radica el mensaje esencial del Evangelio de hoy. Ver lo que necesitamos y lo que queremos requiere ojos sanos espirituales. El Filósofo del siglo 19, Ralph Waldo Emerson escribió una vez: “que el Deseo es un gigante que crece y que la capa Tener no es lo suficientemente grande para cubrirla”. La avaricia puede motivarnos a tener cosas que no necesitamos y estar tan enfocados a tener esas cosas, que la adquisición de tener mas nos lleva a la ceguera espiritual. Ya no vemos lo que DIOS nos ofrece para la felicidad verdadera. Cuando vemos las cosas con avaricia, nuestra visión se vuelve nublada, nuestros valores son socavados y la obscuridad, ceguera espiritual pudiera devastar nuestras vidas. En las Crónicas de Narnia, el joven Edmund tiene avaricia por Candy, le causa que traicione a sus hermanos.
El Rey Midas encontró que el oro puede arruinar tu vida.
Los zapatos rojos de Dorothy causaron la desaparición de la bruja que los deseaba.
En la historia de la salvación, la avaricia de Judas llevó a su traición del Señor y Salvador, su amigo, Jesús.
Jaime y Juan, los hijos de Zebedeo, querían sitios de poder al lado derecho e izquierdo de Jesús, cuando Jesús viniera con su poder, observando la vileza espiritual de lo Jesús realmente era. Eviten la codicia a toda costa. Estén contentos y satisfechos, mansos y humildes de corazón. Tengan cuidado a donde miran y tengan ojos espirituales sanos. La lujuria tiene muchas caras. Nunca satisfecho, siempre quejándose, ser centrado en uno mismo. Pensando primero en uno mismo siempre y buscando por tratos preferenciales y si, teniendo ojos espiritualmente defectuosos. Los ciegos espirituales que simplemente no ven. Tienen “visión de túnel” o estrechez de mente. Tienen su mente enfocados en su punto de vista. Son tercos, y su propia opinión no tiene rival. Algunos, debido a su ceguera espiritual, solo pueden ver lo malo y no lo bueno en las personas. Solo la corrupción y no la promesa, solo obscuridad y no luz. Nosotros mismos pudiéramos tener ojos espirituales defectuosos, de tiempo en tiempo. Nos quejamos, pensamos en nosotros mismos primero, buscamos tratos preferenciales. ¿Quién solo nos puede restaurar los ojos sanos a nosotros en nuestra excursión a la ceguera espiritual? ¿Recuerdan cuando Jesús estaba de camino a Jerusalén y un hombre ciego de nombre Bartimeo, lo llevaron a Jesús y Jesús preguntó a Bartimeo que quería que hiciera Jesús por él? Bartimeo contestó: “que pueda ver”. Jesús le dió la visión. Pídele a Jesús con fe, que te cure de cualquier ceguera espiritual que fuera tuya. Jesús, manso y humilde de corazón, haz nuestro corazón semejante al tuyo. Eviten la avaricia a toda costa.
Ir a página de inicio

Ir a página de inicio
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: