Posteado por: lay11 | 25 mayo, 2012

Homilías del 21 – 25 de Mayo del 2012

Homilía del 21 de Mayo del 2012

Celebrante: Monseñor Stephen Pedone, Diócesis de Worcester, USA
Vicario Judicial, Diócesis de Worcester

Primera Lectura: Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles (20, 17-27)

Salmo Responsorial: Salmo 67
Reyes de la tierra, canten al Señor. Aleluya.
A tu pueblo extenuado diste fuerzas, nos colmaste, Señor, de tus favores y habitó tu rebaño en esta tierra, que tu amor preparó para los pobres.
Reyes de la tierra, canten al Señor. Aleluya.
Bendito sea el Señor, día tras día, que nos lleve en sus alas y nos salve. Nuestro Dios es un Dios de salvación porque puede librarnos de la muerte.
Reyes de la tierra, canten al Señor. Aleluya.

Evangelio: † Lectura del santo Evangelio según san Juan (17, 1-11)

Homilía:

Había una vez un rey arrogante y tirano que gobernaba a sus súbditos con un mano de hierro. Una vez se enteró de que se enteró de que su hija se había enamorado de un plebeyo pobre. Lleno de rabia de tan solo pensar que su hija pudiera salir con un plebeyo pobre o casarse con un campesino sin trabajo. El rey decidió poner final a la relación, permanentemente. Así que el rey hizo que se acusara al hombre de un crimen serio El plebeyo claro está se declaró inocente. Como era la costumbre el destino decidiría si era culpable o inocente. En la fecha fijada, el rey y algunas otras personas estaban en la plaza pública. El joven fue traído antes del rey. El rey extendió dos sobres. Dentro del sobre había una tarjeta con la palabra inocente. La segunda era un sobre con la palabra culpable. El plebeyo tenía que escoger una. Esto determinaría si lo iban a dejar libre o lo iban a ejecutar. El plebeyo era un hombre muy muy listo y sabía que el rey lo quería ver ajusticiado, no importando que escogiera. Sabía que el rey había escrito “culpable” en ambas tarjetas, así que el plebeyo escogió uno de los sobres. El lentamente la abrió y calladamente leyó la tarjeta y entonces comenzó a brincar de alegría y comenzó a gritar “soy inocente”! , “soy inocente”!. Mientras brincaba, rompió la tarjeta en pequeños pedazos y se tragó los pedazos. Uno de los magistrados del rey protestó y dijo, espera, ¿como sabemos que tu eres inocente? Tu destruiste la tarjeta antes de que lo pudiéramos confirmar. El joven dijo, señores, todo lo que tienen que hacer es leer la tarjeta que queda que el rey mantiene en su mano, para que vean que yo soy inocente.
Como el rey, usualmente manipulamos la verdad para nuestros fines. Tratamos de racionalizar y justificar nuestras propias versiones de la verdad para adaptarse a cualquier necesidad y deseos que tengamos. Pero es abrazando la verdad real y completa y pagar el precio proclamándola para que podamos comenzar a transformar nuestras vidas y nuestras comunidades. San Juan dice en el capítulo 8 de su Evangelio y está escrito en la página frontal y también en el “Catholic Press” de todas las semanas, “conocerán la verdad y la verdad os hará libres”. Un mundo que está más que dispuesto a doblar, dar forma, para volver a trabajar, para modificar, para manipular y racionalizar los hechos para llenar un particular concepto de la verdad, no aprecia ni da la bienvenida la proclamación del evangelio de la verdad sin tapujos centrado en el amor incondicional de DIOS y el carácter sagrado de todo ser humano que es creado en la imagen y semejanza de DIOS. Que Jesús nos inspire con el valor, la sabiduría y la visión para buscar en todas nuestras decisiones y relaciones, la vida que da y la afirmación de la verdad del amor de DIOS, respeto y preocupación para todos y cada uno de nosotros.

Homilía del 22 de Mayo del 2012

Celebrante: Padre David Doiron, Diócesis de Worcester, USA
St. Columba, Paxton

Primera Lectura: Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles (22, 30; 23, 6-11)

Salmo Responsorial: Salmo 15

Enséñanos, Señor, el camino de la vida. Aleluya.
Protégeme, Dios mío, pues eres mi refugio. Yo siempre he dicho que tú eres mi Señor. El Señor es la parte que me ha tocado en herencia; mi vida está en sus manos.
Enséñanos, Señor, el camino de la vida. Aleluya.
Bendeciré al Señor, que me aconseja, hasta de noche me instruye internamente. Tengo siempre presente al Señor y con él a mi lado, jamás tropezaré.
Enséñanos, Señor, el camino de la vida. Aleluya.
Por eso se me alegran el corazón y el alma, y mi cuerpo vivirá tranquilo, porque tú no me abandonarás a la muerte ni dejarás que sufra yo la corrupción.
Enséñanos, Señor, el camino de la vida. Aleluya.
Enséñame el camino de la vida, sáciame de gozo en tu presencia y de alegría perpetua junto a ti.
Enséñanos, Señor, el camino de la vida. Aleluya.

Evangelio †: Lectura del santo Evangelio según san Juan (17, 20-26)

Homilía:

Yo soy el primero y el último. Yo estaba muerto y ahora estoy vivo. He aquí que vivo por los siglos de los siglos. Aleluya.
Mis Hermanos y Hermanas, venimos como personas de fe. Personas de la Ascensión. Personas esperando el Espíritu Santo., para motivarlos, para apoyarlos y protegernos.
Esta mañana en las Lecturas, hay una meditación sobre este trabajo que está terminado, completado deberíamos decir. San Pablo está por salir de esta Comunidad. El siete que el trabajo que ha realizado está completado y aún Jesús reflexiona de lo que ha logrado, de lo que se ha hecho y tiene un sensación de que ha hecho todo lo que ha podido. En Mayo y Junio son los dos meses que celebramos este tipo de eventos. Primeras Comuniones, Graduaciones de Escuela Superior, de Universidad. Personas se casan y aún se retiran. Es maravillosos cuando vemos esto y hay todo tipo de consejos que las personas están dando a los estudiantes que se gradúan. Pero si ven a los Padres, aún con la Primera Comunión hay una sensación de completado y hay una sensación de “lo hemos llevado hasta aquí tan lejos” y luego de la Escuela Superior, “que bueno que ya están fuera de la Escuela Superior”. Esto porque lo hemos logrado y finalmente en la Universidad, Oh Dios Mío, gracias a Dios que se han graduado de la Universidad y también cuando se casan hay una gran sensación de continuar moviéndonos. Los Padres dirán , bueno hice todo lo mejor que pude. Hicimos lo mejor que pudimos. ¿Cuantas personas dicen eso? Aún cuando se retiran. Las personas miran atrás a sus carreras, miran el trabajo que han realizado y las personas a menudo tienen una sentido de la terminación. Hice lo mejor que pude. Esto es lo que podemos oír en la reflexión de San Pablo. Porque ahora, desde un punto de vista espiritual, no solo desde una visión de los Padres, le di todo lo que me habían enseñado y que me habían dado a mi. Lo pueden oír mucho mas claro con Jesús, todo lo que me distes a mi, Padre, se lo he dado a ellos. Que fue lo que el nos dio? El nos enseñó quien DIOS era. Que DIOS es amor. Les he dado tu nombre. ¿Cuál es el nombre? El nombre es amor. El no nos dio ese nombre como una afirmación dogmática. El la vivió. El vivió ese amor con el Padre. El lo vivió día a día con esa fidelidad al amor del Padre. Todo lo que tu tienes es mío, todo lo que yo tengo es tuyo. tu puedes escuchar la convivencia. Esta es la unidad. He sido fiel a esta unidad contigo y he demostrado como vivir esto. Ser fiel, confiar en el DIOS que nos ama y ver a todos como un Hermano y una Hermana. En la Familia he sido fiel a esto. He dado todo eso. Cuando Jesús dice, evitar que estén en el mundo. Lo que esto significa es “guardarlos del egoísmo”, guardarlos del egocentrismo. Mis Padres dirían “yo no te crié de esa manera”. Jesús diría esto, yo no te crié de esa manera, o San Pablo. Yo les he criado para que se sacrifiquen los unos por los otros, para compartir, para respetar y en amor. Se fiel a olvidar, se fiel a la unidad a la unión. Se fiel a la paz, se fiel a la caridad, se fiel a la esperanza. Eso es lo que Jesús y Pablo están diciendo. Esta es la forma que hemos sido. No es de una vez por todas porque ellos saben que hay peligros allá fuera. Así que pasa con los muchachos en estos días? Bueno, ellos regresan para atrás a la casa cuando necesitan ayuda o por lo menos levantan el teléfono y preguntan ¿cómo se hace esto? ¿cómo se arregla el pórtico? ¿cómo haces la carpintería¿ ¿cómo haces la plomería? ¿cómo haces la comida? Ellos necesitan la ayuda. Necesito pagar la renta, ¿puedes ayudarnos? Los hijos siempre regresan a casa. En un sentido espiritual, Jesús nos diría a nosotros, no te dejaré huérfano. Siempre puedes regresar. La luz que he compartido contigo no es algo que va a terminar! Es continuo. Esto es lo que la Iglesia espera en la celebración de Pentecostés este domingo. Su espíritu continuará para liderarnos y traernos esta calma, esta tranquilidad, esta confianza que tu puedes percibir en San Pablo y en Jesús acerca del futuro. No es como que el futuro no traerá problemas. San Pablo podía anticipar la persecución y las dificultades y ciertamente Jesús podía anticipar esto. Esto no disminuía su respeto y su respeto en el DIOS que estará con ellos. Nosotros podemos decir esto acerca de nuestras Mamás y y Papás. El bien que ha si provisto por tu Madre o tu Padre o los Padres que te han criado, ese espíritu se queda dentro de nosotros. Ese espíritu es parte de nuestras vidas. El regalo que ha sido dado. Aún mas es el espíritu de Jesús que es de DIOS mismo. La unidad que el comparte con el Padre. Esa unidad ahora es de nosotros. Estamos invitados a entrar en la misma vida divina que el comparte con el Padre. Es por esto que nos llena de que no importa que es lo que pase DIOS no nos abandonará. No importa que es lo que pase el será fiel a nosotros y nos invita a ser fiel a él y a los unos con los otros.

Mayo 25, del 2012

Celebrante:: Monseñor Edmond Tinsley, Diócesis de Worcester, USA

Primera Lectura: Lectura de la primera carta del apóstol san Pedro (1, 10-16)

Salmo Responsorial: Salmo 97

Cantemos al Señor un canto nuevo.
Cantemos al Señor un canto nuevo, pues ha hecho maravillas. Su diestra y su santo brazo le han dado la victoria.
Cantemos al Señor un canto nuevo.
El Señor ha dado a conocer su victoria y ha revelado a las naciones su justicia. Una vez más ha demostrado Dios su amor y su lealtad hacia Israel.
Cantemos al Señor un canto nuevo.
La tierra entera ha contemplado la victoria de nuestro Dios. Que todos los pueblos y naciones aclamen con júbilo al Señor.
Cantemos al Señor un canto nuevo.
Evangelio

† Lectura del santo Evangelio: según san Marcos (10, 28-31)

Homilía:

En su Oración por sus discípulos, antes de su muerte y luego su resurrección, Jesús oró para que la alegría de ellos fuera completa. Nos estamos preparando para Pentecostés, el Espíritu de DIOS y los primeros frutos del Espíritu de DIOS es la alegría. Manténganse en mi amor es lo que Jesús nos exhorta a que hagamos. Manténgase en mi amor. La alegría es muchas veces sin embargo desafiada por el dolor y la tristeza del sufrimiento en nuestras almas. Así que en el día de hoy reflexionemos orando en los desafíos diarios el mantenernos alegres aún en el medio de cargas que llevamos en esta vida. Una y otra vez Jesús dice que nuestro sufrimiento, nuestro tristeza, nuestra angustia y nuestro duelo será convertido en alegría. Oh que reto el creer en las Palabras de DIOS! Es difícil cuando el Esposo querido, un niño o Hermanos mueren y la soledad toca lo profundo de nuestro corazón el creer que nuestros sufrimientos se convertirán en regocijo. Es difícil cuando sufrimos físicamente y hay tan poco alivio pero creer que el día llegará cuando no sentiremos mas dolor y seremos liberados de nuestros sufrimientos y nuestros dolores por siempre. Es difícil cuando se nos pide que tomemos nuestra cruz diariamente y saber y preguntarnos que si vendrá el día cuando seremos liberados de nuestras cruces por siempre. Es difícil, pero les pido que crean en las palabras de Jesús. El dolor terreno, será transformado en alegría y alegría por siempre. Las penas y el sufrimiento de harán pensar de que DIOS está ausente de sus vidas. El Padre John Kavanaugh, Jesuita, indica que nuestra primera tarea es creer en el amor de DIOS por nosotros. Si, creer en el amor de DIOS y saber que DIOS está contigo todos los días hasta la consumación del mundo. Los tiempos de pena y sufrimiento son tiempos en donde nuestra fe es retada a ser verdadera. Que nuestra fe puede crecer porque DIOS es nuestra esperanza y nuestro consuelo en estos momentos. Tu te preguntarás naturalmente, ¿porque tengo que sufrir? ¿qué significado tendrá la soledad y el sufrimiento? El amor de DIOS por nosotros, envía a su hijo Jesús a la Humanidad, asegurándonos que el sufrimiento del día, será el gozo de la eternidad. Dios envió al Consolador, el Espíritu de amor, para que esté con nosotros todos los días. Transformando algo tan doloroso y volviéndolo algo precioso y este es la forma de DIOS, nos requiere la fe en la voluntad de DIOS. Nos requiere que seamos uno con Jesús en el Jardín de Getsemaní. Ahí vemos a Jesús en angustia. El sabe lo que le espera adelante para él, la crueldad de la crucifixión y la muerte. Su alma está sufriendo hasta el punto de la muerte, DIOS permite que este cáliz pase sobre mi. Que fácil es estar con Jesús en su sufrimiento y su pena en esa oración al DIOS Padre. Pero escuchen con su alma la continuación de la Oración de Jesús, pero que sea tu voluntad y no la mía. Ahí está el cumplimiento de la fe, ahí está la transformación de tu sufrimiento y tu dolor en alegría ahora y por siempre. Que profundo gozo es para nosotros el ofrecer a DIOS nuestros sufrimientos y penas y decir a DIOS en tus manos encomiendo mi espíritu. Continúen rezando, que esta copa de sufrimientos y de penas pase sobre mi, pero que no se haga mi voluntad sino la tuya sea hecha. Donde encontramos la gracia para hacer eso? Sugeriría que es en el silencio. En su poema llamado “Sucede a aquellos que viven solos”, David Whyte escribe que la vida pasa para aquellos que viven en silencio. Es difícil describir el silencio, cuando nuestras mentes paran de hablar, aún cuando todo alrededor de nosotros es silencioso. Tal vez debemos describir al silencio como escucha silenciosa. En tu escucha silenciosa, abre tu corazón para recibir la voluntad de DIOS para ti. En tu escucha silenciosa conocerás el amor de DIOS por ti. Está presente en tu alma, tu te llenarás de la revelación de DIOS y sabiduría. Ojalá puedas salir de tu escucha privada con una novedad de la vida, aceptando con gracia los sufrimientos y dolores y sabiendo muy profundo dentro de ti el gozo de decirle a DIOS que no se haga mi voluntad pero la tuya.
Neil Anderson en un Poema dice que tal vez no conozcamos la voluntad de DIOS a menos que tengamos la disposición de hacer la voluntad de DIOS. El gozo está frente a ti. Un gozo mas grande de lo que te puedes imaginar. Es el gozo engendrado de tu unión con DIOS quien es gozo.

Ir a página de inicio

Ir a página de inicio
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: