Posteado por: lay11 | 13 abril, 2012

Homilías del 9 – 13 de Abril del 2012

Misa del 9 de Octubre del 2012

Celebrante: Monseñor James Moroney, Diócesis de Worcester, USA
(Seminario de St. John Brigthon, MA)

Primera Lectura: Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles (2, 14. 22-33)

Salmo Responsorial: Salmo 15

Protege, Señor, a los que esperamos en ti. Aleluya.
Protégeme, Dios mío, pues eres mi refugio. Yo siempre he dicho que tú eres mi Señor. El Señor es la parte que me ha tocado en herencia; mi vida está en sus manos.
Protege, Señor, a los que esperamos en ti. Aleluya.
Bendeciré al Señor, que me aconseja, hasta de noche me instruye internamente. Tengo siempre presente al Señor y con él a mi lado, jamás tropezaré.
Protege, Señor, a los que esperamos en ti. Aleluya.
Por eso se me alegran el corazón y el alma y mi cuerpo vivirá tranquilo, porque tú no me abandonarás a la muerte ni dejarás que sufra yo la corrupción.
Protege, Señor, a los que esperamos en ti. Aleluya.
Enséñame el camino de la vida, sáciame de gozo en tu presencia y de alegría perpetua junto a ti.
Protege, Señor, a los que esperamos en ti. Aleluya.

Evangelio: † Lectura del santo Evangelio según san Mateo (28, 8-15)

Homilía:

Todos los lenguajes del mundo proclaman lo que celebramos en toda la semana, el Señor se ha levantado, esto es un hecho y la muerte y el pecado han sido destruídos. Miremos dentro de nuestros corazón para esa misericordia y esa paz.
Hoy continuamos con San Mateo. Ayer leímos ek relato de San Juan acerca de la resurreción, pero hoy leemos el relato de San Mateo acerca de la resurreción para saber que está pasando en la tumba. Es díficil porque es día de semana y la Igleia no nos da una lectura larga, pero para saber que está pasando al principio de la lectura de hoy, cuando leemos que María Magdalena y la otra María están en marcha rápidamente fuera de la tumba, están con miedo y luego se encuentran con el Señor y ya no tienen miedo. Ellas se abrazan a los pies de él, ellas se regocijan y él les dice que vayan a los dscípulos y les digan que voy a Galilea. Antes de esto, Mateo nos indica que antes del sábado, en el primer día de la semana cuando la luz del día estaba amaneciendo, que María Magdalena y la otra María, las mismas que vimos correr rápidamente fuera de la tumba hoy, van a la tumbay entonces hay un terremoto cuando llegan allí y un Angel del Señor desciende del Cielo y se le acerca, rueda la piedra y se sienta encima de la piedra encima de la piedra. El relato de Mateo de la resurrección es más dramática que cualquier otro. La apariencia del Angel es como un rayo – viene del cielo y su vestido es tan blanco como la nieve, recuerden, como el vestido de Jesús en la transfiguración. Los Guardias estaban temblando por miedo a él y se volvieron como hombres muertos y entonces el Angel le dijo a las mujeres, no tengan miedo. Esto es interesante. ¿Cuando ustedes oyen a un Angel decir esto antes? Bien al principio en el Evangelio de Mateo. Cuando el Angel Gabriel viene a la Santísima Virgen María y le anuncia que ella será la Madre del Cristo. Pero antes de que le diga nada a María, la primera cosa que el Angel dijo fue no tengas miedo. Aquí el Angel viene al final en la resurrección y se le aparace a las mujeres ¿y que es lo primero que dice? No tengan miedo. ¿Porqué? Porqué cada vez que ven a un Angel, cualquier tiempo que tengan que enfrentar la voluntad de DIOS., una de las cosas que pueden estar seguros es de que vas a tener miedo y un mensaje que Jesús nos trae a nosotros fue una de las cosas que dijo cuando subió a l a “Sala Superior” (Ultima Cena), no tengan miedo. El Angel a María, el Angel a las Marías en la tumba y Cristo a nosotros en la Sala Superior.
Cuando estaba sirviendo en Webster años atrás, casi 30 años atrás, conocí a una Familia que tenía a una oveja. Ellos crecían ovejas en Oxford que estaba cerca. Si guias por la 290 ó la 395 to miras a la parte izquierda y hay una colina y tu podías ver a los niños luego de la Escuela, cuidando a las ovejas y una de las cosas que aprendí de los niños cuidando esas ovejas, tu sabes que oyes en las lecturas acerca de Jesús que es el Buen Pastor y tambén se ven imagen del Buen Pastor, llevando a una oveja en sus hombros, si lo han visto anteriormente. ¿Porqué lleva a la oveja en sus hombros? ¿Porqué no la guía a la casa? Eso pasa por una razón que le sucede a las ovejas cuando se asustan. Cuando las ovejas tienen miedo, ellos segregan esta hormona en sus coyunturas que hacen que sus patas se tranquen juntas. La oveja se petrifica con miedo y no puede huir. Yo no sé si ustedes han sentido ese miedo. Tal vez cuando van al Doctor y oyes que es maligno y tu te petrificas con miedo. Tal vez alguna vez cuando ibas a confesarte y ese pecado que te golpea y tu te sientes ahí petrificado con miedo o cuando alguien a quien amas muere y tu no sabes como vas a manejar esto y tu te petrificas con miedo. El miedo tiene una manera de hacernos como una oveja petrificada, que no se puede mover, que se encierran ellos mismos en “Salas Superiores”, con su miedo y Jesús con su resurrección de la muerte va através de esas puertas cerradasy envía a un Angel a anunciarnos a nosostros que no necesitamos tener miedo de nuevo. El pecado,, la muerte y la obscuridad, no puede lastimarte ya nunca más. Cristo resucitó de entre los muertes, fue el primer nacido de muchos hermanos y tu vas a levantarte con él.

Homilía de Abril 10 del 2012

Celebrante: Monseñor F. Stephen Pedone, Diócesis de Worcester,USA

Primera Lectura: Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles (3, 1-10)

Salmo Responsorial: Salmo 104
Cantemos al Señor con alegría. Aleluya.
Aclamen al Señor y denle gracias, relaten sus prodigios a los pueblos. Entonen en su honor himnos y cantos, celebren sus portentos.
Cantemos al Señor con alegría. Aleluya.
Del nombre del Señor enorgullézcanse y siéntase feliz el que lo busca. Recurran al Señor y a su poder y a su presencia acudan.
Cantemos al Señor con alegría. Aleluya.
Descendientes de Abraham, su servidor, estirpe de Jacob, su predilecto, escuchen: el Señor es nuestro Dios y gobiernan la tierra sus decretos.
Cantemos al Señor con alegría. Aleluya.
Ni aunque transcurran mil generaciones, se olvidará el Señor de sus promesas, de la alianza pactada con Abraham, del juramento a Isaac, que un día le hiciera.
Cantemos al Señor con alegría. Aleluya.

Evangelio: † Lectura del santo Evangelio según San Lucas (24, 13-35) Gloria a ti, Señor.

Homilía:

La Semana Santa siempre comienza en la obscuridad. En todos los relatos de la resurrección, María Magdalena va a la tumbra cuando todavía estaba obscuro. Ella ve la obscuridad de antes del amanecer alrededor de ella y dentro de ella. Ella siente un vacío de falta de esperanza y una aplastante sentido de pérdida. Una pena que no se puede articular en palabras. Semana Santa comienza en la obscuridad de la noche. Si tu alguna vez haz mantenido vigilia y preocupación hasta la muerte al lado de la cama de un ser querido, si tu alguna vez no has podido dormir, devido a algún problema, alguna dificultad de algo por venir, si alguna vez te has sobrecogido de dudas y congojas, entonces Semana Santa ha llegado a tu vida. DIOS ha estado contigo durante esas largas horas. DIOS te ha abrazado en tu aislamiento, DIOS ha venido en la mañana. Pascua comienza en la tierra obscura. Pascua es una semilla de primavera que plantada en una tierra nueva que lucho contra dureza en el invierno para poder florecer. Si tu alguna vez haz luchado para cambiar o trabajado duro para rehacer tu vida a raíz de una pérdida, dolor o devastación, entonces pascua ha amanecido en tu vida. La Pascua es esa luz que revela la muerte y la muerte no es la última palabra o final, pero es el conducto hacia DIOS, que primero te dió el aliento de vida dentro de ti. Semana Santa comienza en las cenizas. Si alguna vez te has sentido restringido por la desesperanza o miedo o si alguna vez te has paralizado por el dolor o los malos tratos, la Pascua ha amanecido en tu vida. No importa cuan duro nos caigamos, no importa cuan quebrados estemos, no importa el abismo profundo en el cual hemos caído. La Pascua es el Jesús resucitado. Caminando en medio de ti, en la compasión y la preocupación de seres amados, en el apoyo de amigos, en la dedicación de los Santos. Pascua comienza en la obscuridad de la noche en la finalidad aparente de la tierra, en la desesperanza de las cenizas. Pero la Pascua se mueve mucho más allá de esos límites. Busca a la Pascua en una velita pequeña que desafía a la obscuridad, en la pequeña flor que perfora el frío del 8 de abril (Domingo de Pascua). La mano que llega hasta ti, cuando todo parece sin esperanza. Pascua es la mañana eterna, luego de la noche obscura y tormentosa. Pascua es la lucha de DIOS que nos ama tan demasiado que no nos deja ir, que nos recrea en nuestro mundo hasta que lleguemos a unirnos a su Amor. Pascua es el Cristo resucitado, el Hijo de DIOS entre nosotros permitiéndonos a ti y a mi que recreemos nuestras vidas en su compasión y en su amor.
El Padre eleva una oración por el Descanso Eterno de la Madre del Padre Miguel Pagán que será enterrada en el día de hoy en Puerto Rico (Donde se origina este Blog).

Homilía del 11 de Abril del 2012

Celebrante: Padre Larry Esposito, Diócesis de Worcester, USA
(Sirviendo a la Iglesia del Buen Pastor en Linwood, MA)

Primera Lectura: Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles (3, 1-10)

Salmo Responsorial: Salmo 104
Cantemos al Señor con alegría. Aleluya.
Aclamen al Señor y denle gracias, relaten sus prodigios a los pueblos. Entonen en su honor himnos y cantos, celebren sus portentos.
Cantemos al Señor con alegría. Aleluya.
Del nombre del Señor enorgullézcanse y siéntase feliz el que lo busca. Recurran al Señor y a su poder y a su presencia acudan.
Cantemos al Señor con alegría. Aleluya.
Descendientes de Abraham, su servidor, estirpe de Jacob, su predilecto, escuchen: el Señor es nuestro Dios y gobiernan la tierra sus decretos.
Cantemos al Señor con alegría. Aleluya.
Ni aunque transcurran mil generaciones, se olvidará el Señor de sus promesas, de la alianza pactada con Abraham, del juramento a Isaac, que un día le hiciera.
Cantemos al Señor con alegría. Aleluya.

Evangelio: † Lectura del santo Evangelio según san Lucas (24, 13-35)

Homilía:

Es cierto. Las cosas no son siempre como aparentan. También es cierto, que DIOS puede tomar cualquier situación y hacer algo maravilloso. En las Lecturas de esta mañana, tenemos dos casos de eso. En el Evangelio, tenemos dos de los discípulos caminando el camino a Emaus y ellos no tienen ninguna idea de lo que próximo que va a ocurrir. Ellos no pueden entender, no pueden recordar lo que Jesús ha dicho, que en tres días el iba a resucitar y por tanto están cabizbajos. Aún cuando él comenza a caminar con ellos, no lo reconocen. Es solo luego que Jesús explica como la Palabra de DIOS le ha apuntado el camino a él y luego que él ha compartido con ellos la fracción del pan, cuando se les abre los ojos y se dan cuenta de que en efecto, Jesús ha resucitado de entre los muertos y no hay porqué estar tristes. Ahora es el momento de estar gozosos. Porque en efecto, el ha hecho lo que ha prometido y ahora no pueden esperar para decírcelos a los otros los cuales también están diciendo, !es verdad!, !el ha resucitado de entre los muertos! y ellos se acordaron de como el fracciónó el pan y ellos supieron. En la primera Lectura encontramos a Pedro y a Juan encontrándose con un hombre que está buscando limosnas y cuando le indican, mira hacia nosotros, el hombre esperaba que le dieran algo, pero ellos hicieron algo completamente diferente. Ellos le dijeron, plata y oro no tenemos, pero te vamos a dar otra cosa y esta no es solo una pregunta de salud física, lo que le dieron fue el amor de DIOS. Encontramos que el se levantó y comenzó a caminar alrededor y comienza a alabar a DIOS, porque el también enconró que las cosas no son como aparentan y él en efecto ha sido tocado por el poder y el amor de DIOS. Tu y yo también podemos encontrar situaciones donde nos hemos sentidos cabizbajos y rechazados. Tu yo podemos enconrar las situaciones cuando queremos estirar las manos en alto y decir !me rindo! Pero cuando oímos la Palabra de DIOS, somos recordados que DIOS puede tomar toda situación y convertirlo en una experiencia de su amor, de su poder, su compasión y su misericordia. Por eso, en el día de hoy miramos a DIOS y le damos gracias por sus gracias y le pedimos que continúe siendo para nosotros una fuente de fortaleza, bendiciones y gracias para que nunca olvidemos que el está con nosotros, nunca olvidemos que Jesús murió para que nosotros tengamos vida, que nunca olvidemos que somos Hijos de DIOS y siempre estamos llamados a caminar en la luz, en el amor y en la Paz de Cristo.

En las peticiones de los fieles difuntos se realizó una petición muy especial por la Sra. Juliet Libby que ayudó muchísimo con sus oraciones y ayudas financieras al apostolado de la Misa Diaria por Televisión e Internet. Que descanse en paz.

Homilía del 12 de Abril del 2012

Celebrante: Obispo Auxiliar, El Reverendísimo George Rueger, Diócesis de Worcester, USA

Primera Lectura: Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles (3, 11-26)

Salmo Responsorial: Salmo 8
¡Qué admirable, Señor, es tu poder! Aleluya.
¡Qué admirable es, Señor y Dios nuestro, tu poder en toda la tierra! ¿Qué es el hombre, para que de él te acuerdes; ese pobre ser humano, para que de él te preocupes?
¡Qué admirable, Señor, es tu poder! Aleluya.
Sin embargo, lo hiciste un poquito inferior a los ángeles, lo coronaste de gloria y dignidad; le diste el mando sobre las obras de tus manos y todo lo sometiste
bajo sus pies.
¡Qué admirable, Señor, es tu poder! Aleluya.
Pusiste a su servicio los rebaños y las manadas, todos los animales salvajes, las aves del cielo y los peces del mar, que recorren los caminos de las aguas.
¡Qué admirable, Señor es tu poder! Aleluya.

Evangelio: † Lectura del santo Evangelio según san Lucas (24, 35-48)

Homilía:

En el día de hoy, ofrecemos la Misa por la Señora Libby. En el día de ayer también la ofrecimos porque ella proveyó mucha ayuda, en el ministerio de la Televisión. Pero en el día de hoy yo recuerdo a Juliet Libby y a su Esposo, Darald, fueron los responsables por el Programa de “Adopte a un Estudiante”, que ayudó a proveer ayuda financiera a los niños que iban a ir a Colegios Católicos. Su Esposo trabajó para la Compañía David Clark, en donde se confeccionó el traje espacial para el Astronauta John Glenn que usó para caminar en la luna. Esta semana es apropiada para pensar en aquellos que han muerto, porque nosotros celebramos la Pascua y reclamamos la memoria del Domingo pasado, el día donde la muerte fue vencida por Cristo. Comenzamos pidiendo perdón por todas nuestras faltas humanas.
Mis amigos, las lecturas de esta semana son particularmente hermosas. Ustedes recuerdan que en el día de ayer no recordamos de la historia magnífica de los Hombres de Emaús, que habían tres sitios que siempre encontraremos al Cristo resucitado. Lo encontraremos en su Palabra, como los hombres de Emaús hicieron. Ellos viajaron a solas con él, en el camino de Emaús. Lo encontraremos en la fracción del pan, como ellos hicieron cuando participaron en la comida. Lo encontraremos en la compañía de Cristianos, pues donde haya dos o más reunidos, el Señor estará en medio de ellos.
En la primera Lectura que nos fue leída en el día de hoy, San Pedro, el primer Papa fue una agente por permitir a un hombre que estaba lisiado, que caminara y el le recordó que él no hizo el milagro. que fue Cristo. Cristo trabaja a través de otras personas para continuar el trabajo de curación. Pero el Evangelio de hoy es extraordinario. Hay una cosa que tu y yo deseamos y eso es la Paz. En esencia las Lecturas, ambas, tienen que ver con la reconciliación, porque verán, Pedro realmente les está diciendo a ellos que Cristo está entre ellos y que ustedes lo llevaron a la muerte. Ustedes no aceptaron sus credenciales. El se le dijo de antemano que los Profetas y los que dan al Señor han dicho que preparen el camino. El ha sido profetizado, pero sus corazones no estaban abiertos. Ellos no entendían, ellos no aceptaban las profecías y terminaron rechazándolo y martillándolo a una cruz. Ellos se dieron cuenta de que habían hecho algo erróneo. Pero cuando vamos al Evangelio hoy imagínense mis amigos el gozo en sus corazones. El no viene a reclamares, ¿donde estaban ustedes cuando los necesité?, ¿porqué no se pusieron de pié por mi? No hubo ninguna incriminación. Lo único que el dijo fue, Paz. Imagínense mis amigos, que ustedes regresan del trabajo una noche y van a su casa y porque estás solo, cierras con candado la puerta detrás de ti y te sientas en el cojín y tu lees el periódico y de momento miras hacia arriba y Cristo está parado en frente de ti. La primera pregunta en tu mente es ¿cómo entró? y la próxima observación sería ¿será real? ¿estoy viendo algo? entonces, ¿que hizo el Señor? El preguntó si había pescado. El les permitió que lo alimentaran, porque entonces entenderán que no es una ilusión, que no es un fantasma, que no es una fantasía, que es real. Fue interesante de que haya escogido la comida, como un proceso de identificación. Entonces es cuando usted se da cuenta. Es el Señor resucitado que se puso en tus manos. La Gloria del Domingo pasado. El Aleluya que fue cantado en tu Iglesia. La magnífica vigilia Pascual que se celebró. Todas estas cosas te recuerdan que tu y yo fuimos nacidos para compartir esa misma resurrección. Que nosotros también resucitaremos como el Cristo. El vuelve, el ha sido fiel a sus promesas y una cosa final, el Señor cuando volvió explicó unas cuantas cosas a ellos que vamos a ser capaces de ser guiados por el Espíritu Santo. El Señor no nos va a dejar huérfanos. El no puede continuar viniendo a nosotros en su forma resucitada. El va a compartir con nosotros el Espíritu Santo. Entonces es ese Espíritu Santo que se les ha dado a los jóvenes cuando son confirmados. Es realmente el Espíritu Santo que tu recibes la primera vez cuando te bautizaste. Es ese Espíritu el cual tu llamas cuando estamos leyendo la Biblia, cuando estamos rezando juntos, cuando estamos celebrando la Liturgia. Le pedimos al Espíritu Santo que nos guíe, que nos ilumine, que nos dé el valor de proclamar al Cristo resucitado y recordad siempre que el murió para que nosotros tuviéramos vida. Debido a que el murió y resucitó, nosotros no nacemos para morir. Nosotros morimos para que podamos nacer a la vida resucitada.

Homilía del 13 de Abril del 2012

Celebrante: Monseñor Edmond Tinsley, Diócesis de Worcester, USA
Trabajando para La Casa de Nazaret para Niños

Primera Lectura: Hechos 4: 1 – 12

Salmo Responsorial: Salmo 118: 1 – 2, 4, 22 – 27
1 ¡Dad gracias a Yahveh, porque es bueno, porque es eterno su amor!
2 ¡Diga la casa de Israel: que es eterno su amor!
4 ¡Digan los que temen a Yahveh: que es eterno su amor!
22 La piedra que los constructores desecharon en piedra angular se ha convertido;
23 esta ha sido la obra de Yahveh, una maravilla a nuestros ojos.
24 ¡Este es el día que Yahveh ha hecho, exultemos y gocémonos en él!
25 ¡Ah, Yahveh, da la salvación! ¡Ah, Yahveh, da el éxito!
26 ¡Bendito el que viene en el nombre de Yahveh! Desde la Casa de Yahveh os bendecimos.
27 Yahveh es Dios, él nos ilumina. ¡Cerrad la procesión, ramos en mano, hasta los cuernos del altar!

Evangelio: Juan 21: 1 – 14

Homilía:

La razón que Jesús es la piedra angular de nuestra vida espiritual, es debido a que tradicionalmente la piedra angular es la primera piedra en ser puesta en un nuevo edificio. La piedra angular es importante, debido a que la piedra angular es usada como punto de referencia, a través del proceso de construcción ya que se asegura que todas las paredes están alineadas y las esquinas tiene los ángulos correctos. Hacer esto correcto, se construirá un edificio fuerte. Haciendo esto incorrecto significa que el edificio no pasará la prueba del tiempo o simplemente colapsará. Así que escogiendo la piedra correcta es significativo. Vamos a examinar la relación entre Simón Pedro y Jesús. Cuando se conocieron por primera vez, Pedro estaba pescando. Haciendo lo que conocía mejor. Jesús se montaba en la barca de Pedro para poder sermonear mejor a la multitud. Cuando Jesús terminó de hablar a la multitud, le pidió a Pedro que fuera a aguas más profundas para poder tener una atrapada. Pedro protestó. Pedro y sus amigos habían estado pescando toda la noche y no habían atrapado nada. Pedro conocía su oficio y sabía que no iba a resultar provechoso. Jesús insistió y finalmente Pedro accedió. tal vez pensando que no iba a atrapar nada y eso iba a enseñar al Carpintero de Nazaret, que estaba erróneo. De hecho, se corroboró que el que estaba erróneo era Pedro y siguiendo a Jesús, Pedro se le recompensó con una enorme atrapada de pescados. Pedro se unió a Jesús y dejó su comercio de pesca y se comprometió en hacer el bien. Siendo testigos de la vida diaria de Jesús, oyendo a Jesús proclamar su mensaje suplementado por sus poderes milagrosos. El vio con sus propios ojos a Jesús ser transfigurado y oyó la voz de DIOS desde lo alto diciendo “Este es mi Hijo amado, oíganlo”. El entró con Jesús de manera triunfante a Jerusalén y se regocijó cuando Jesús fue reconocido como el Mesías. Luego las adulciones se convirtieron en silencio y Pedro acompaño la piedra angular de su vida hasta el Jardín de Getsemaní, donde vio a Jesús en agonía. El estaba con Jesús cuando los soldados romanos vinieron a arrestarlo. Furioso de lo que estaba pasando, Pedro hirió la oreja de uno de los soldados y fue calmado por Jesús. Pedro oyó a la multitud repitiendo “crucifíquenlo”!. El observó como los soldados romanos cogieron a Jesús y lo llevaron a la Casa del Gobernador Poncio Pilatos. Aún luego que dijera que no encontraba nada malo con Jesús, aún así condenó a Jesús a morir en la crucifixión. Pedro pudo entrar al patio de la residencia de Poncio Pilatos . Mientras se calentaba al lado del fuego, una criada sabía que Pedro era un amigo del acusado, Jesús de Nazaret y como indicado por Jesús, Pedro negó conocer a Jesús tres veces antes de que el gallo cantara dos veces. Luego de que Pedro negara vehementemente conocer a Jesús, los soldados arrastraron a Jesús al patio y los ojos de Jesús se encontraron con los ojos de Pedro, solo por un momento desgarrador. Pedro rechazó a Jesús, la piedra angular de su vida. Pedro dejó el patio mientras lloraba amargamente y trataba de esconderse a si mismo de su cobardía. Pedro volvió a su pesca y ahí es donde se encuentra con el Jesús resucitado en el día de hoy. El Jesús resucitado está preparando desayuno para Pedro. Un pescador cansado y sus amigos nuevamente sin éxito en su pesca. El hombre en la orilla le dice a Pedro y a sus hombres donde es que deben tirar de las redes. Pedro y sus amigos siguen las instrucciones del Jesús resucitado y pescan 153 pescados. Cuando vuelven a la orilla, el desayuno esperando por ellos. El Jesús resucitado tiene una pregunta para Pedro. La pregunta que repitió de manera significativa tres veces. Simón, me amas? Y Simón Pedro respondió: Señor tu sabes que si. Pedro sintió la misericordia de DIOS en la profundidad de su alma y Pedro se convirtió en la roca de fundación de los seguidores de Jesús. Jesús fue la piedra angular de la espiritualidad de Simón Pedro. Cuando Jesús ascendió a los cielos, le dio las gracias necesarias a Pedro para que continuará el trabajo aquí en la Tierra. Pedro continuó haciendo el bien. El habló y miles se arrepintieron y fueron bautizados, como fue grabado en la primera Lectura del día de hoy. El liderato Pastoral de Pedro lo llevó eventualmente a Roma. Allí con valentía y la gracia de DIOS, Pedro profesó su fe en Cristo y fue crucificado de cabeza, proclamando que Jesús fue la piedra angular de su vida. Y yo les pregunto, es Jesús, el Jesús resucitado, la piedra angular de su vida espiritual. Si, ustedes pueden tener sus testigos personales, tus preguntas acerca de Jesús. Tus enojos, tus impaciencias. Tu tienes y aún puedes haber negado de que conocías a Jesús. No importa que tu hayas hecho, ¿estás preparado para contestar la única y sola pregunta que Jesús te pregunta acerca de ti? ¿Tu, me quieres? Y tu respondes gozosamente y entusiasmadamente, Señor, tu sabes que si. Si es así, Jesús es la piedra angular de tu vida. Que gran gracia es para ti y para mi.
Ir a página de inicio

Ir a página de inicio
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: