Posteado por: lay11 | 3 abril, 2012

Homilías del 2 – 3 de Abril del 2012

Misa del 2 de abril del 2012

Celebrante: Padre James Mazzone, Diócesis de Worcester, USA

Primera Lectura: Lectura del libro del profeta Isaías (42, 1-7)

Salmo Responsorial: Salmo 26

El Señor es mi luz y mi salvación.
El Señor es mi luz y mi salvación, ¿a quién voy a tenerle miedo? El Señor es la defensa de mi vida, ¿quién podrá hacerme temblar?
El Señor es mi luz y mi salvación.
Cuando me asaltan los malvados para devorarme, ellos, enemigos y adversarios, tropiezan y caen.
El Señor es mi luz y mi salvación.
Aunque se lance contra mí un ejército, no temerá mi corazón; aun cuando hagan la guerra contra mí, tendré plena confianza en el Señor.
El Señor es mi luz y mi salvación.
La bondad del Señor espero ver en esta misma vida. Armate de valor y fortaleza y en el Señor confía.
El Señor es mi luz y mi salvación.

Evangelio: † Lectura del santo Evangelio según san Juan (12, 1-11)

Homilía:

Leímos en esa lectura las expresión de amor dramática de María a Jesús. Este pote de perfume presentándolo a Jesús de manera espléndida, perfumando sus pies. Los que estaban observando y Judas, ven este momento como inapropiado, excesivo, demasiado. Muchos hombres y mujeres que han estudiado este pasaje de las Escrituras, escribieron acerca de esto y hay un punto de reflexión, de meditación en que indican que Jesús requiere y nos pide lo mejor de nosotros. Es una invitación personal a cada uno de nosotros. Que se nos pide en un momento dado y con que expresión de amor respondemos a esa invitación. Es de uno a uno. Es personal. Es tan único como somos nosotros. Que queremos ofrecer. De que somos capaz de ofrecer. Que DIOS requiere de cada uno de nosotros. Condiciones sociales muy únicas. Quienes somos. La historia de nuestras vidas. De donde venimos y todas las experiencias que hemos tenido. Nuestros dones y talentos. Es muy íntimo la llamada de DIOS a cada uno de nosotros. A cada momento, diferentes días, algunas veces una misión pequeña de amor, otras veces una misión grande de amor, algunas veces sacrificios pequeños, otras veces sacrificios grandes. Jesús responde a la reacción de escándalo que ha provocado lo que ella está haciendo, diciendo, “ustedes siempre tienen a los pobres con ustedes, pero no siempre me tendrán a mi”. María tiene un espíritu de revelación que infiere de las cosas que Jesús ha dicho, de que Jesús va camino a la cruz, a Jerusalén, a su pasión y muerte. María tal vez piensa, estos son mis últimos momentos y que puede conseguir, que puedo ofrecer? Lo mejor de mi, una expresión de un amor extraordinario y lo hace. Jesús en un sentido contesta esta tal vez es nuestro último momento juntos, tal vez la última vez que nos veamos juntos y espera lo mejor de María, espera lo mejor de nosotros. Estamos tentados a veces a juzgar a otros, a criticarlos, pero no sabemos que hay en sus corazones, porque hacen las cosas maravillosas que hacen y porque lo hacen en ese tiempo. Estuve en Roma una vez vistiando nuestros Seminaristas. Si pueden entrar a la Basílica de San Pedro, alrededor de las 7:00 am y quieres celebrar una Misa allí, te apareces en la sacritía, te proveen un servidor del altar, todos los accesorios para la Misa, por así decirlo, el caliz, el agua, el vino, un Misal, el purificador, la palia. Los niños están listo para ir, pero un poco soñolientos. Como que se despiertan, se levantan y tenemos a todos estos niños servidores del altar listos para cualquier Padre visitante. Cuando estoy allá trato de ir allá lo mas seguido posible, pero recuerden que nos trasladan a un altar,hya tantos de ellos. Esa mañana era el altar de la Transfiguración. De frente a mi una imponente pieza de arte. El altar de frente a la pared. Yo comencé a celebrar la Misa, en inglés por supuesto y personas que estaban por los alrededores dentro de la Basílica de San Pedro, comenzaron a oír la Misa en inglés y decidía, ok, voy a ir a esa Misa y al minuto mirabas alrededor y veías a unas cuantas personas que son de habla inglesa o que entienden el inglés y son de otros Países y pudimos celbrar la Misa para ellos también. Una mañana veo a un hombre con un palo para caminar, una mochila, una barba gruesa, parecía que había pasado muchas situaciones. Era como de 30 años, pero seguro había estado en alguna jornada, una misión y lo observé y me preguntaba cual sería su historia. Luego de que la Misa se acabara, se me acercó y me preguntó si le podía ayudar a buscar como unos sellos de impresión, ya que tenía un papel que se desenrollaba y tenía un montón de sellos de impresos con las Iglesias a la cual había asistido. El señor venía de Suiza. Era como una excursión épica. que casualidad que en esa mañana yo estaba celebrando la Misa y en esa mañana, el estaba terminando su jornada de excursión épica. Todas estas Iglesias y lo estaba haciendo solo. El oyó mi Misa en inglés y me preguntó si podía ayudarlo a buscar la sacristía luego para tener esa última estampilla impresa. Yo tuve dos reacciones a eso. Ustedes pueden tener dos reacciones a esto. De que se trataba todo eso? Que fué lo que lo influeció para poner su vida en espera. Tal vez tenía familia, personas alrededor de él que lo apoya y trabaja para él. Pero el tuvo este tiempo para realizar esta excursión épica, todo solo? Desde Suiza a Roma, caminando y excursionando y visitando Iglesias y orando. Era muy interesante saber de que se trataba todo esto. Tuvimos unos minutos juntos. Nosotros no fuimos al porqué. Me pregunté, ¿realmente importaba? ¿Es la pregunta apropiada? o es solo un wow!, qué amor por la Iglesia de Jesús y sus Sacramentos! extraordinario. Algunas veces no es el preguntanos porqué, pero aceptar y celebrar con la persona que ha hecho algo épico. No importa que es en tu vida que dices que tienes que hacer esto, quiero hacer esto, aceptamos eso y celebramos con esa persona y lo ayudamos en conjunto con su travesía. Pienso que en esa historia y pensando en María hay un momento similar en donde otros y Judas estaban observando esto y pensando wow, esto es demasiado! ¿Porqué? Pero había algo en el corazón de María que le decía, este es el tiempo, esto es apropiado, esta es mi expresión de amor, esto es lo que escogí hacer. Es personal. Es entre ella y Jesús. Este hombre que estaba excursionando, era entre él y Jesús. Tdos tenemso estos momentos también. Nos enseña a no juzgar cuando vemos esas gestas extraordinarias, essos momentos espléndidos de amor por Jesús. Solo lo aceptamos y compartimos ese gozo de esa persona y el sacrificio de esa persona.

El Padre luego de hacer las peticiones, comienza el rezo de la Oración por la Vida.

Misa del 3 de abril del 2012

Celebrante: Padre James Carmody, Diócesis de Worcester, USA

Primera Lectura: Lectura del libro del profeta Isaías (49, 1-6)
Salmo Responsorial: Salmo 70

En ti, Señor, he puesto mi esperanza.
Señor, tú eres mi esperanza, que no quede yo jamás defraudado. Tú, que eres justo, ayúdame y defiéndeme; escucha mi oración y ponme a salvo.
En ti, Señor, he puesto mi esperanza.
Sé para mí un refugio, ciudad fortificada en que me salves. Y pues eres mi auxilio y mi defensa, líbrame, Señor, de los malvados.
En ti, Señor, he puesto mi esperanza.
Señor, tú eres mi esperanza; desde mi juventud en ti confío. Desde que estaba en el seno de mi madre, yo me apoyaba en ti y tú me sostenías.
En ti, Señor, he puesto mi esperanza.
Yo proclamaré siempre tu justicia y a todas horas, tu misericordia. Me enseñaste a alabarte desde niño y seguir alabándote es mi orgullo.
En ti, Señor, he puesto mi esperanza.

Evangelio: † Lectura del santo Evangelio según san Juan (13, 21-33. 36-38)

Homilía:

Buenos días. Mi nombre es el Padre James Carmody, de la Iglesia de San Pedro (Saint Peter) en Northbridge y en conjunto con Kathleen Kelly, nuestra Lectora, les pido se unan a nosotros en Oración.
Durante el curso de la semana, hemos escuchado la lectura de la pasión varias veces. La primera vez durante el Domingo de Ramos, la oiremos nuevamente en el Viernes Santo y durante estos días hemos oído porciones de esto y uno de las cosas que nos puede pasar es que perdamos el propósito de lo que está aconteciendo. Algunas veces oímos la lectura y no es exactamente palabra por palabra, lo que otro Evangelista escribió acerca de Jesús. Por ejemplo en la lectura de hoy, cuando oímos el domingo que Pedro estaba afectado que el gallo iba a cantar dos veces antes de que negara a Jesús tres veces. En la Lectura de hoy, oímos que el gallo no iba a cantar antes de que el lo negara tres veces. Nos recuerda que podemos caer en esos detalles y perder toda la perspectiva de lo que se trata la Semana Santa. Nos recuerda que diferentes escritores, escriben cosas de manera diferente, en tiempos históricos escribían la historia diferente. Por ejemplo, ahora en nuestros tiempos, escriben todo acerca de nosotros, detalle tras detalle. No entiendo porque cualquier persona no puede ser un político. Porque no hay nada que no se informe. Si hablas con alguien, etc. hasta llegar a obtener la información. El tiempo del cual estamos hablando, así no escribían la historia. Ellos escribían historia, como evento de historias, no historias con detalles. Ellos estaban escribiendo lo que pasó. No tenían grabadoras, cámaras por todas partes, el internet. No tenían nada de estas cosas, así que tenían que llevarlos en sus mentes y contar la historia, no contar todos los detalles. Esto es lo que estaremos recibiendo esta semana. Si perdemos la perspectiva y decimos, este detalle es diferente y este otro detalle es diferente, como ha pasado regularmente cuando alguien ha querido disputar las Escrituras. Perdemos el mensaje. El mensaje que Jesús nos quiere llevar en esta semana santa, centrarse en la Eucaristía y el Sacerdocio el jueves, en la muerte de Jesús en la cruz el viernes y finalmente el domingo él se levanta de entre los muertos. Si pensamos en esto, si Jesús no murió en la cruz y se levantó de entre los muertos ninguno de nosotros tendría una razón para ver esta programación en televisión ni oir Misa en esta mañana, no hubiera ninguna razón para esto. Pero debido a que hizo estas cosas, nosotros celebramos, que nos amó a nosotros lo suficiente. Ahora cuando pensamos acerca de esto, toda esta semana, es mas acerca de nosotros que en Jesús, porque Jesús murió en esa cruz y se levantó de entre los muertos por ti y por mi. No por él mismo. El ya era DIOS. El lo hizo solo por ti y por mi. Debemos estar agradecidos mas allá de toda abilidad de decir, de pensar o de hacer. Porque en esta Semana Santa es para hacernos a nosotros santos, no que Jesús es santo. Debemos recordad que celebramos el gran evento del Triduo Pascual, porque sabemos que el vino, nos alimentó, el murió por nosotros y luego se levantó para que todos podamos regresar a su Reino.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: